La diputada de Vox, Rocío de Meer, ha soltado la última ocurrencia en la comparecencia, a petición propia, del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Congreso: la destitución de Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Además, la ultraderechista pide también la dimisión de otros dos expertos que han asesorado al Gobierno en la pandemia: la doctora Pilar Aparicio, de Salud Pública y de l secretario general de Sanidad, Faustino Blanco.

Lo cierto es que tras la falta de recorrido que va a tener la moción de censura contra el Gobierno que ayer anunciara el líder de Vox, Santiago Abascal, la ultraderecha lanza una nueva ocurrencia para ver si hay más grupos que, esta vez igual sí, apoyen su propuesta.

Turismo

A juicio de la diputada de Vox, Simón trata de arruinar el turismo, al no proteger a un sector tan importante para España. Aunque no lo aclara en su comparecencia, sí hace alusión a las declaraciones de Simón con respecto a la decisión de Gran Bretaña de cerrar las fronteras con España.

Vuelve a insistir De Meer en que las manifestaciones feministas 8M son el principio de la expansión del virus. Nada dice de la reunión multitudinaria  que ese mismo día celebró su partido.

La diputada de Vox por Almería aprovecha su intervención para acusar al Gobierno de comprar a los medios de comunicación -teoría que se cae por tierra por su propio peso y que no tiene más que mirar la política de publicidad institucional de los ministerios y Moncloa en comparación con la de las comunidades autónomas donde Gobierna la derecha- y reitera que el Ejecutivo de Pedro Sánchez  debe pedir perdón por el número de muertes por coronavirus.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorUn 35% de la población mundial es inmune al Covid19, según un estudio
Artículo siguienteLos memorialistas y la pachorra
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Como dijo la ministra: Estamos mal pero, menos mal que estamos. ¿Alguien se puede imaginar la sociedad en manos de esta gente?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre