Las puertas giratorias son un fenómeno legal pero absolutamente carente de ética. El paso de la responsabilidad de gobierno a los consejos de administración de empresas privadas, principalmente multinacionales, supone el hecho de que estas grandes corporaciones están comprando las influencias que estas personas lograron durante su etapa al servicio del interés público. Sin embargo, en el caso de la banca nos encontramos con que esas puertas giratorias se convierten en un proceso de endogamia que convierte a lo privado y lo público en un canal de vasos comunicantes. Esto supone un debilitamiento de la propia democracia y, por desgracia, se da tanto en España como en Europa.

Ejemplos tenemos muchos y en todos los ámbitos. En la banca española tenemos muchos ejemplos, pero, quien alcanza el número 1 en el ranking, es el Banco Santander.

En primer lugar, nos encontramos a José Manuel Campa, presidente de la Autoridad Bancaria Europea (ABE), quien fue Jefe Global de Asuntos Regulatorios para el Grupo Santander. Hay que tener en cuenta un hecho que es fundamental de esta institución: fue la que publicó el borrador sobre el que se sustentaron los informes de valoración del Banco Popular, tanto de la JUR como de Deloitte, que sirvieron como base para la resolución de la sexta entidad financiera española y la ruina de más de 305.000 familias. Campa, además, fue secretario de Estado de Economía en la última etapa del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de donde pasó a su puesto en el Santander. Su propia jefa, Elena Salgado, también protagonizó un escándalo de puertas giratorias al ser contratada por la división internacional de Endesa para, de este modo, sortear las incompatibilidades que la ex ministra tenía por ley.

Por otro lado, el Santander ha tenido en su Consejo de Administración a Isabel Tocino, ex ministra con José María Aznar, o a Luis Ángel Rojo, ex gobernador del Banco de España, cuyo mandato coincidió con el caso Banesto. Es decir, que los supervisados contratan finalmente a los supervisores. Esto puede explicar muchas cosas que ocurren habitualmente.

Además, tenemos el caso de Miguel Martín, fue nombrado por el Santander presidente de la Asociación Española de Banca (AEB) y ocupó el puesto de sub gobernador del Banco de España con Luis Ángel Rojo. En el supervisor fue jefe de supervisión y se encargó de Banesto que, finalmente, terminó en manos del banco cántabro. Hay que recordar cómo en la adjudicación de Banesto, la oferta del Santander llegó sin la preceptiva firma de Emilio Botín y que, aún así, la entidad terminó siendo presidida por Ana Patricia Botín.

¿Qué decir, por ejemplo, de Jaime Pérez Renovales, el gran amigo de Soraya Sáenz de Santamaría? Este señor ha pasado del Santander a los organismos públicos y ha vuelto al banco con, entre otras responsabilidades, la de secretario del Consejo de Administración. El perfil que el Santander tiene publicado en su web es clarificador: «Se incorporó al Grupo en el año 2003 […] abogado del Estado […]  Otros cargos relevantes: ha sido subdirector de los servicios jurídicos de la CNMV, director del gabinete del vicepresidente segundo del Gobierno para Asuntos Económicos y Ministro de Economía, secretario general y del consejo de Banco Español de Crédito, S.A., vicesecretario general y del consejo y responsable de la asesoría jurídica de Grupo Santander, subsecretario de la Presidencia del Gobierno y presidente de la comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas. Ha sido presidente de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado y consejero, entre otras, de Patrimonio Nacional, de la Sociedad Estatal de las Participaciones Industriales, Holding Olímpico, S.A., Autoestradas de Galicia, S.A. y Sociedad Estatal para la Introducción del Euro, S.A». Como se puede comprobar, una ida y vuelta constante que muestra la endogamia entre el Estado y el Santander.

Sin embargo, no sólo en el ámbito político se produce este comportamiento endogámico que no tiene más objetivo que el del Anillo único de poder: «Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos, un Anillo para atraerlos a todos, y en la oscuridad atarlos». También nos encontramos con la endogamia judicial que tiene como consecuencia principal el sometimiento de los tribunales a los intereses del Santander.

El despacho de referencia del Banco Santander es Uría y Menéndez, donde trabajan o han trabajado ex magistrados o ex fiscales tras su salida de la Administración de Justicia. Podemos ejemplificar lo anterior con el caso de las jubilaciones multimillonarias de José María Amusátegui y Ángel Corcóstegui. La defensa de Emilio Botín fue llevada por los abogados de Uría Carlos Bueren Roncero (exmagistrado de la Audiencia Nacional) y Jesús Remón Peñalver, junto a Gonzalo Rodríguez Mourullo, mientras que la defensa de Ángel Corcóstegui fue llevada por Javier Sánchez Junco (ex fiscal especial de delitos económicos). En relación a dicha causa judicial habría que tener en cuenta la curiosa relación del hijo del magistrado ponente, Luis Martínez Salinas, y su trabajo en Altamar Capital Partners a las órdenes de Rodrigo Echenique Sanjurjo, hijo del vicepresidente del Santander y presidente del Banco Popular, Rodrigo Echenique Gordillo.

Todo ello sin contar con el caso del ex magistrado de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, quien fue el ponente que consagró la «doctrina Botín» que absolvió al fallecido presidente del Santander de la acusación de las cesiones de crédito. En el año 2017, Gómez Bermúdez fichó por el despacho Ramón y Cajal que se ha hecho cargo de la defensa de Jaime Botín, ex vicepresidente del Santander, hermano del difunto Emilio Botín y tío de la actual presidenta, por la acusación de contrabando de un cuadro de Picasso valorado en 26 millones de euros que trató de sacar de España para venderlo fuera de España en contra de la orden de Patrimonio. Además, se está encargando de la defensa del Santander en un juzgado de instrucción de Madrid en el que el banco cántabro está siendo investigado por presunto fraude fiscal y apropiación indebida.

Como podemos comprobar, no se trata de un problema de puertas giratorias, sino de la endogamia existente entre los poderes públicos y las dictaduras privadas. Evidentemente, no ocurre sólo con el Santander. En su competidor, el BBVA, podemos comprobar como los dos candidatos mejor colocados para sustituir a Carlos Torres son consejeros y tuvieron responsabilidades de gobierno en los supervisores. Jaime Caruana fue gobernador del Banco de España y José Manuel González-Páramo fue miembro del Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo. Los supervisores pasan a ocupar puestos en los supervisados. Por otro lado, Carlos Torres no tiene motivos para dimitir por el caso Villarejo y, en el caso que lo hiciese, cometería el mismo error que Ángel Ron dejando a Luis de Guindos vía libre para implementar sus diabólicas estrategias.

La estrategia es clara y el Santander es el mejor ejemplo de ello, aunque no el único. Colocar en los poderes de la democracia a sus hombres y mujeres para, una vez que cumplen con sus mandatos o cesan en sus actividades, repescarlos en puestos de responsabilidad dentro del banco. Pérez Renovales es la muestra de intrusión en el Poder Ejecutivo, Gómez Bermúdez en el Judicial y diferentes parlamentarios, sobre todo de los partidos de la derecha (aunque también hay alguno en la izquierda), en el Legislativo (en la pasada legislatura hubo algún diputado que acudía a las comisiones de investigación con agenda o bloc de notas del Santander). Controlando los poderes de la democracia, se controla el país y se la somete de tal forma que se pervierte su naturaleza para llevarla hacia una verdadera dictadura que, como todas ellas, son endogámicas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. Definitivamente tenemos una democracia fallida. Es de agradecer la labor tan esclarecedora de este diario. Mi granito de arena será sacar todos mis fondos de ese banco corrupto y votar a quién está gentuza más teme, Unidas Podemos.

  2. Eso deberíamos hacer todos,sería la mejor y única manera de decirle a esta gentuza !Estamos aquí, existimos! ¡No sin nosotros! Pero somos desgraciadamente una inmensa minoría los que tenemos conciencia de todo lo que pasa. La mayoría no sabe y lo que es peor, no sabe que no sabe.

  3. Este ya viene sucediendo desde que entró FELIPE GONZALEZ y Cía. en la MONCLOA y se ha venido agudizando año tras año hasta el punto de que no existen POLITICOS, existen banqueros como la de la foto y su padrecito, personbaje sin escrúpulos.

  4. ¿Entrega de los Estados a los intereses del poder financiero? ¿Y quien «entrega»?
    ¿No será que ya tienen el poder sobre los estados y sus mecanismos democráticos?
    ¿Cuantos partidos y cuantos medios de comunicación son independientes del poder de las corporaciones económicas?
    No haré mas preguntas

  5. En este país no e existe la separación de poderes, por lo tanto no hay democracia.
    Muchas gracias por el artículo tan clarificador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − ocho =