Oenegés como Aministía Internacional (AI) vienen denunciando que la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus está vulnerando los derechos humanos en las residencias de mayores.

«En muchas residencias aislaron durante semanas a muchas personas residentes en Madrid y Cataluña. Estuvieron prácticamente incomunicadas con sus familias. También con el mundo exterior. ¿Imaginas lo duro que debió ser no saber lo que estaba ocurriendo fuera?», se pregunta AI. 

Muchas personas no recibieron la atención médica que necesitaban y pasaron todo ese tiempo en soledad. En el peor de los casos, no pudieron siquiera despedirse de sus familiares.

Hubo personas residentes en Madrid y Cataluña a las que no se les dio la oportunidad del tratamiento que necesitaban, ni en la residencia ni en un hospital. En algunos momentos, no se realizaron ingresos en hospitales, y las derivaciones que se dieron, fueron la excepción y en ocasiones se hicieron demasiado tarde. 

«Ninguna emergencia sanitaria justifica ni la violación de derechos humanos ni el abandono que sufrieron las personas mayores en residencias. Las medidas tomadas durante la primera ola fueron ineficaces e inadecuadas, y si no actuamos con urgencia, corremos el riesgo real de que esta situación pueda repetirse», añade AI.

«No podemos dejarlos solos y solas. Firma con urgencia esta petición y enviaremos en tu nombre la carta que verás junto al formulario a las consejerías de sanidad y de asuntos sociales de las comunidades autónomas. Son ellas quienes tienen en su mano garantizar la asistencia adecuada a nuestros padres, madres, abuelos y abuelas que viven en las residencias», alega la oenegé.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre