domingo, 29enero, 2023
6.4 C
Seville

La pandemia como forma de control político en China

Las protestas ciudadanas obligan a Xi Jinping a suavizar las medidas sanitarias y a renunciar a su objetivo de cero covid

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Durante la pandemia, algunos trataron de convencer a la opinión pública de que los regímenes totalitarios eran más eficaces que las democracias liberales a la hora de controlar el virus y de imponer las medidas sanitarias y restricciones necesarias. Sin embargo, hoy, tres años después de la propagación de la enfermedad por todo el mundo desde la región china de Wuhan, comprendemos que aquello no era más que otro mito sin ninguna base ni justificación real. Occidente ha aprendido a convivir con el agente tóxico que, si bien es verdad ya no posee la carga letal de los primeros momentos, todavía ejerce una notable influencia sobre la sociedad. La nueva realidad que anunciaban nuestros dirigentes no ha sido tal, y poco a poco hemos ido recuperando la vida de siempre. Por contra, en las dictaduras totalitarias como China es como si el reloj se hubiese detenido, como si el tiempo no hubiese pasado y millones de personas siguieran viviendo en medio del infierno de las restricciones sanitarias severas, los confinamientos en centros especiales y en general en un ambiente distópico muy diferente al que tenemos en Europa. Las imágenes de sanitarios chinos con trajes de protección especial sacando a la fuerza, de sus casas, a los ciudadanos contagiados, demuestran que el gobierno de Pekín está utilizando la pandemia como pretexto para ejercer un mayor control social y una mayor censura, si cabe, de los derechos y libertades ya totalmente recortados.

Esta situación de auténtica tiranía política ha llevado a miles de chinos a echarse a la calle para protestar contra la “represión sanitaria” que, con el argumento de que el país necesita alcanzar la ansiada meta de covid cero ha impuesto el líder supremo del Partido Comunista chino Xi Jinping. Nunca antes, en la historia reciente de ese país, se había producido una rebelión del casi siempre manso y obediente pueblo chino contra sus gobernantes. Pero, el régimen ha tensado tanto la cuerda, ha apretado tanto el nudo alrededor del cuello de sus ciudadanos, sometiéndolos a abusos tan flagrantes, que una nueva revolución se ha gestado cuando nadie lo esperaba. Las protestas han sido tan airadas y tan masivas que Xi Jinping se ha visto obligado a dar marcha atrás en su política de covid cero y a suavizar las medidas de prevención sanitarias. Algunas ciudades chinas como Pekín o Cantón han relajado algunas de sus restricciones en los últimos días y después de que la viceprimera ministra Sun Chunlan declarase que China está en una “nueva situación” en un aparente cambio de postura, según informa Efe.

Aunque la capital china se enfrenta al mayor rebrote de covid de su historia, algunos centros comerciales del distrito comercial de Chaoyang han reabierto sus puertas, que permanecían cerradas desde hace algunos días, durante los cuales la mayoría de restaurantes han aceptado solo pedidos a domicilio o para llevar y numerosos lugares públicos se hallan clausurados.

Además, las autoridades pequinesas han declarado en las últimas horas que ancianos, gente que trabaje en casa o personas con movilidad reducida pueden no participar en las pruebas PCR rutinarias, aunque los lugares públicos, incluyendo hospitales, seguirán pidiendo a los asistentes mostrar una prueba negativa realizada en las 48 horas previas para poder acceder.

Las pruebas de ácido nucleico realizadas en las 72 horas previas o menos son necesarias en las ciudades chinas para acceder a lugares públicos como supermercados, parques o tiendas, dando pie en ocasiones a unas largas colas en las cabinas de tomas de muestras que han creado descontento en la población.

La directriz de cero covid, a la que China permanece aferrada desde hace más de dos años, consiste en el aislamiento de todos los contagiados, estrictos controles fronterizos, confinamientos parciales o totales en los lugares donde se detectan casos y pruebas PCR constantes a la población urbana.

Sin embargo, medios locales informan de que algunos vecindarios de la capital han comenzado a permitir a algunos contagiados de covid considerados vulnerables –embarazadas, ancianos, entre otros– hacer cuarentena en casa mientras dure su infección, lo que supone un giro considerable con respecto a la política vigente durante estos años.

El requisito de aislamiento es uno de los puntos más controvertidos de la directriz dado que las ciudades que se enfrentan a grandes rebrotes, para alojar a todos los contagiados y sus contactos, han de recurrir en ocasiones a instalaciones provisionales y prefabricadas con malas condiciones de salubridad y problemas de acceso a atención médica.

Fuentes de Reuters aseguran que, en los próximos días, se anunciará una flexibilización de los protocolos de cuarentena de covid y una reducción de las pruebas masivas. La megalópolis meridional de Cantón (Guangzhou) ha anunciado la retirada de varias restricciones y algunos de sus distritos permitirán también que ciertos contactos cercanos de contagiados se confinen en casa. Cantón, que registra últimamente miles de nuevos casos diarios, fue testigo el martes de choques de manifestantes con policías antidisturbios enfundados en trajes EPI, según vídeos difundidos en las redes sociales, en un momento de protestas y descontento entre la población del país asiático con la estrategia contra la pandemia.

La ciudad de Chengdu, de 16 millones de habitantes y una de las más importantes en el centro-oeste del país, ha anunciado que sus residentes no deberán mostrar una prueba negativa PCR para entrar en sus residencias. Este jueves, más de una veintena de distritos de Shanghái designados de “alto riesgo” fueron liberados de las medidas de cierre, según recoge The Guardian citando a medios de comunicación estatales. Zhengzhou, donde se halla la principal planta de fabricación del iPhone en el país y protagonista de protestas la semana pasada, también ha suavizado las restricciones. Los medios estatales informaron de que Chongqing relajará algunas medidas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído