Lo dijo ayer el Gobierno y hoy lo apoya la Organización Mundial de la Salud (OMS): no hay nada que justifique por alerta sanitaria del coronavirus la clausura de tan importante evento internacional.

Así la OMS deja sin argumentos a los organizadores que decidieron el miércoles por la tarde anunciar la suspensión del evento.

“No hay ninguna razón de salud pública que impida la celebración de eventos de este tipo”, asegura el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Los organizadores de la feria pedirán a todas las empresas que estaban inscritas que asuman el coste de la cancelación. La asociación GSMA justificó el cierre del certamen por “razones de fuerza mayor”, un argumento que le resulta favorable para esquivar las indemnizaciones.

Por su parte, la directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, ha valorado -en la Cadena Ser- la cancelación del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, tras el goteo de cancelaciones de participantes, recordando que “desde la OMS siempre se ha dicho que no son necesarias las cancelaciones de eventos o que no se viaje”.

“Estamos preconizando que la gente se mueva y lleve una vida normal y no vemos necesario que se paralice todo”, ha resaltado Neira, quien no obstante ha matizado que los organizadores de la Mobile “tendrán más datos que yo no tengo”.

Lo que sí ha reconocido Neira es que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, estuvo “poco afortunado” al comparar el coronavirus  con un ataque terrorista, si bien sí que ha matizado que “es verdad que también puede tener consecuencias sociales, de alarma o económicas”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior“No tengo dudas de que era testaferro de Zaplana”
Artículo siguienteMiles de tractores colapsan el centro de Valencia por el futuro del campo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre