domingo, 19septiembre, 2021
18.5 C
Seville

La ONU se encarga de la seguridad en la Cumbre del Clima

Por primera vez personal de Naciones Unidas sustituye a las fuerzas de seguridad del Estado español en un evento internacional

Jesús Antonio Rodríguez Morilla
Doctor en Derecho (Cum Laude) Diplomado en Estudios Avanzados U.E. Caballero de Mérito por Real Orden Noruega
- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

No piense el lector que se encuentra ante una crónica política o militar. No.

Simplemente pretendemos reflejar algunas sensaciones “peculiares” que se experimentan al traspasar los umbrales de la Conferencia Mundial del Clima que se celebra estos días en Madrid. Como el hecho de que dentro de las instalaciones no se vean policías nacionales o guardias civiles encargados de la seguridad, sino personal de Naciones Unidas.

A diario los periodistas acuden a la COP25 para informar a sus lectores, única manera de tomar el pulso a lo que realmente sucede puertas adentro, no sin antes haber sufrido, como es normal, los rigores de la seguridad, como son los controles, escáneres y entregas de acreditaciones antes de cumplir con la tarea de cubrir las charlas y conferencias.

Para empezar, el idioma dominante es el inglés, como si realmente nos encontráramos entre las calles 39 y 48 y primera y segunda avenidas de Nueva York. La única posibilidad de “practicar” el español está entre nacionales, cuando el “staff cervantino” −por cierto, siempre atentos sus componentes−, recaba alguna información complementaria.

Al acceder propiamente a las instalaciones de COP25, perfectamente indicadas sus salas de conferencias, es como si entráramos en la propia sede de Naciones Unidas neoyorquina, con su mismísimo Cuerpo de Seguridad ONU, todos con sus uniformes azulados y de distintas nacionalidades.

Desde que se pisa el umbral de acceso no existe un solo lugar donde no haya agentes u oficiales vigilando con abundantes equipos de seguridad cualquier movimiento de las miles de personas que transitan por las distintas zonas de trabajo de la llamada Zona Azul, con esa impronta tan característica de los estadounidenses.

Tienen siempre como misión el orden, la guarda y custodia del personal e instalaciones a su cargo en eventos de responsabilidad directa de Naciones Unidas. Vigilan igualmente los accesos a las propias salas donde se imparten las conferencias y a las que, una vez transcurrido un tiempo desde su inicio, no se permite la entrada.

Sus miembros trabajan con discreción, cortesía, distanciamiento y profesionalidad, como puede comprobar el periodista cuando se ha dirigido a ellos solicitando ayuda para localizar un “staff” o recabar datos para la elaboración de algún reportaje.

Estamos ante un hecho histórico, uno más de esta Cumbre del Clima, ya que se trata de la primera vez que España acoge al Cuerpo de Seguridad de la ONU en un evento oficial “intramuros” desde 1945. Eso sí, fuera, en el exterior, contamos con el despliegue de nuestras fuerzas de seguridad del Estado, que de puertas para afuera nos protegen de eventuales peligros y amenazas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Ninguna de las potencias mundiales cumple el Acuerdo de París: estamos en código rojo

En el año 2015 las principales potencias mundiales sellaron el Acuerdo de París con el compromiso de tomar medidas que frenasen el cambio climático,...

Un incendio en la interconexión con Francia ha disparado el precio de la luz a 3.000 libras/Mwh en Reino Unido

En el momento en que la batalla entre el Estado español y las eléctricas está sobre la mesa, los precios no dan tregua. A...

Carta abierta al Papa Francisco

En la emisión, el miércoles 1de septiembre, de una entrevista a Jorge Mario Bergoglio, Francisco, en la cadena de radio COPE, el sumo pontífice...

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Ninguna de las potencias mundiales cumple el Acuerdo de París: estamos en código rojo

En el año 2015 las principales potencias mundiales sellaron el Acuerdo de París con el compromiso de tomar medidas que frenasen el cambio climático,...

Un incendio en la interconexión con Francia ha disparado el precio de la luz a 3.000 libras/Mwh en Reino Unido

En el momento en que la batalla entre el Estado español y las eléctricas está sobre la mesa, los precios no dan tregua. A...

Carta abierta al Papa Francisco

En la emisión, el miércoles 1de septiembre, de una entrevista a Jorge Mario Bergoglio, Francisco, en la cadena de radio COPE, el sumo pontífice...

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...