El estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo recién presentado hoy señala la situación de pobreza en la que se encuentran cientos de millones de personas en todo el mundo. Y precisamente, alerta de los riesgos de que muchas personas caigan en esta situación debido a las consecuencias de la pandemia de COVID-19.

Por este motivo, Naciones Unidas ha planteado la importancia de que los Gobiernos garanticen una renta básica temporal, mientras dure la pandemia, para aquellas personas que se encuentren en situación de pobreza o en serio riesgo de caer en ella.

El informe puede leerse aquí y plantea que 132 países de ingresos bajos y medios garanticen un ingreso básico por un tiempo limitado para casi 3.000 millones de personas, un 44% de la población global. «Esto no es un llamamiento de donaciones, no es una ayuda del Fondo de Emergencia de la ONU para las naciones más pobres, sino una propuesta para que los Gobiernos de esos países examinen sus opciones para afrontar la pandemia».

George Gray Molina, jefe de política estratégica y economista del PNUD, ha señalando que «las predicciones sobre la pobreza y la pérdida de empleos e ingresos que se hicieron hace dos o tres meses, están comenzando a cumplirse ahora».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre