Foto: UNRWA

En una atmósfera de dificultades continuas, miles de niños vulnerables que viven en la Franja de Gaza recibieron una muy necesaria ayuda gracias a una generosa donación de la ONG Islamic Relief USA (IRUSA), según informó el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (OOPS).

La contribución de 2.670.000 dólares permitirá al OOPS implementar la cuarta fase del proyecto «Apoyo a los niños vulnerables», que tiene como objetivo extender el apoyo a aproximadamente 2.500 huérfanos y 700 niños con discapacidades a través de asistencia en efectivo y en especie, creación de capacidad y apoyo psicosocial que ayudará a los beneficiarios seleccionados a cumplir sus necesidades básicas y requisitos de bienestar.

Después de 13 años de bloqueo, frecuentes cortes de energía y acceso poco fiable al agua potable, los refugiados en Gaza se enfrentan una vida llena de desafíos. El desempleo entre los refugiados se sitúa en el 52%, entre los más altos del mundo según las últimas estadísticas de la Oficina Central de Estadísticas de Palestina. El acceso limitado a los puestos de trabajo provoca que el 68% de los hogares en Gaza sufran niveles severos de inseguridad alimentaria.

La asistencia en efectivo de IRUSA permite a los refugiados de Gaza comprar alimentos y artículos no alimentarios, brindando un apoyo crucial a las familias que viven en la pobreza.

“Los niveles de pobreza entre los refugiados palestinos siguen aumentando. Dependen de UNRWA para satisfacer las necesidades alimentarias y la atención médica esencial», dijo el Director de Operaciones de UNRWA en Gaza, Matthias Schmale. «Debemos asegurarnos de que nuestras distribuciones de alimentos a más de un millón de personas no sufran ninguna interrupción».

Las sesiones de apoyo psicosocial que se ofrecen a través del proyecto IRUSA, así como en las escuelas de UNRWA, brindan una asistencia de salud mental crucial para los refugiados que luchan con el aumento de las dificultades económicas y el trauma de los ciclos intermitentes de violencia. Desde el lanzamiento de las manifestaciones de la Gran Marcha de Retorno en marzo de 2018, más de 28.000 palestinos han resultado heridos y cientos de muertos. Las tensiones causadas por las manifestaciones aumentaron la carga de las familias de Gaza.

A pesar del déficit financiero del Organismo, el OOPS ha logrado mantener sus servicios vitales, como el programa de salud mental y apoyo psicosocial para los más vulnerables de Gaza. En 2019, mientras que los programas de salud mental, especialmente en regiones que enfrentan hostilidades intermitentes, siguen siendo una prioridad, la capacidad de la Agencia para ofrecer la mayoría de estos programas dependerá de la disponibilidad de fondos. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre