El director ejecutivo del programa de emergencias de la OMS, Mike Ryan

El director ejecutivo del programa de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, ha explicado este miércoles que “hay que ser realistas en cuanto a los tiempos”– respecto a la vacuna contra el Covid-19– y añadió que “bajo ninguna circunstancia vamos a tomar atajos en lo referido a la seguridad”.

Así, la OMS reduce el entusiasmo por la aparición de la vacuna contra el coronavirus y cree que no estará hasta el 2021.

El estado de las investigaciones para encontrar una vacuna contra el Covid-19 y las precauciones que se deben tomar apuntan a que la población no empezará a ser vacunada antes “de la primera parte de 2021”, dijo este miércoles un alto responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Estamos apurando las cosas todo lo que se puede, pero esto no significa bajo ninguna circunstancia que vamos a tomar atajos en lo referido a la seguridad”, recalcó Ryan en una sesión informativa dirigida al público en general a través de las redes sociales.

En esa sesión, en la que también participó la responsable técnica de la célula de gestión de la pandemia, María Von Kerkhove, se recordó que no hay que tener expectativas desmesuradas y creer que la vacuna será una solución absoluta.

Ryan recordó que ninguna vacuna es 100 % efectiva y mencionó el caso de la que existe contra el sarampión y que es considerada entre las que tienen mayor efectividad, que en este caso llega al 95%.

Otro aspecto a tomar en cuenta será la duración de la inmunización que ofrezca la vacuna.

Cada vez son más las vacunas  que están llegando a la fase 3, que implica que tras haber mostrado ser seguras y tener cierta eficacia, pueden empezar a ser administrada a miles de personas.

Dos laboratorios, Moderna, de los Estados Unidos y el instituto Jenner, de la universidad inglesa de Oxford, se han convertido  en los primeros en anunciar que sus potenciales vacunas habían tenido los efectos deseados en la fase I de sus respectivas pruebas.

“El objetivo de fin de año para el lanzamiento de la vacuna es una posibilidad, pero no hay ninguna certeza al respecto porque necesitamos que ocurran tres cosas: La vacuna tiene que demostrar que funciona en las últimas etapas de los ensayos, que hay que fabricar grandes cantidades y que los reguladores tendrán que acordar rápidamente la concesión de licencias para su uso en casos de emergencia. Estas tres cosas tienen que suceder y alinearse antes de que podamos empezar a ver un gran número de personas vacunadas”, explicó experta británica en vacunas,  Sara Gilbert

No obstante, los científicos de Oxford han previsto la producción de un millón de dosis de su potencial vacuna para septiembre.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. y cuando salga la vacuna,si es que sale,venga,corran,corran,corran a inyectarsela,sean conejillos de indias,sean los primeros en ponersela,confien en lo que les diga las farmaceuticas,no esperen a ver los efectos secundarios que forzosamente conllevara ni los muertos que habra como efecto secundario.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre