Durante la rueda de prensa que acaba de celebrar el Director General de la Organización Mundial de la Salud, se ha destacado la situación de los países y comunidades que llevan sufriendo varias semanas de restricciones, tanto sociales como económicas, y concretamente, se ha subrayado la circunstancia de que algunos de ellos estén valorando levantar las restricciones.

Condiciones para levantar restricciones por COVID19

Desde la OMS se ha señalado que este tipo de decisiones deben basarse, en primer lugar en la protección de la salud de las personas y tomar como guía lo que se sabe hasta ahora sobre el COVID19 y su comportamiento.

En este sentido, se ha explicado que estamos ante un nuevo virus, y ante la primera pandemia por coronavirus, por lo que «todos estamos aprendiendo», y la estrategia se va ajustando sobre la marcha en base a las últimas evidencias disponibles.

Precisamente las evidencias de varios países, según ha señalado el director general de la OMS, está dando una idea más clara sobre el virus, sobre su comportamiento y sobre cómo detenerlo y cómo tratarlo. Se sabe ya que se propaga rápidamente y que es mortal: diez veces más mortal que el virus de la gripe de 2009.

«Sabemos que el coronavirus puede propagarse más fácilmente en entornos abarrotados, como residencias de mayores. Sabemos que la detección temprana de casos, los test, y el aislamiento y seguimiento de los contactos son esenciales para detener la transmisión«, ha dicho el director general de la OMS.

Se ha referido a aquellos lugares donde los casos se duplican cada tres o cuatro días, y que es evidente que la subida es rápida pero el descenso es más lento. Precisamente por esta razón, las medidas de control «deben levantarse lentamente y de forma controlada. No se puede hacer de una vez. Las medidas de control solo pueden levantarse si se aplican teniendo en cuenta la salud pública, incluyendo la capacidad significativa de rastrear contactos, ha afirmado.

Preocupación por los Derechos Humanos en los países en vías de desarrollo

Mientras unos plantean relajar restricciones, otros están estudiando cómo ponerlas en marcha. Concretamente es lo que está sucediendo en estos momentos en África, Asia y América Latina.

En este sentido hay peligro por la cantidad de personas con pocos recursos que viven hacinadas, y la campaña del «quédate en casa» puede no ser del todo eficaz. Pero sobre todo, el problema que plantea la OMS es ¿cómo se puede llamar al encierro cuando se necesita el trabajo diario para poder comer?

El hecho de haber cerrado las escuelas en estos países ha hecho que 1.400 millones de niños hayan visto frenada su educación, abriendo los riesgos a que sean sometidos a mayores abusos y a que se queden en lo que en muchos casos es su primera fuente de alimento.

Por todo ello, desde la OMS se urge a estos gobiernos a que, las medidas de confinamiento no pasen por encima de los Derechos Humanos. Y se pide a cada gobierno que evalúe su situación concreta mientras priorice por la protección de su ciudadanía y sobre todo, de la más vulnerable.

Para estos países que han de tomar estas decisiones, la OMS ha anunciado que mañana hará publico un documento que les sirva de guía.

Para poder acceder a la intervención completa, pulse aquí.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre