El equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se trasladó a Wuhan para estudiar circunstancias y posible origen del COV-SARS-2 ha certificado esta mañana el origen animal del nuevo patógeno, aunque todavía no se sabe la especie. La OMS asegura que han identificado como «potenciales» a los murciélagos o pangolines pero matizan que también podría haber saltado desde otras especies animales.

«Pese a que los coronavirus identificados en murciélagos y pangolines son muy similares al COV-SARS-2, no se ha podido determinar que estos mamíferos sean el origen», ha asegurado Liang Wannian, jefe de la delegación china en la misión conjunta de la OMS. «El contagio detectado en visones y otras especies de mustélidos sugieren que estos animales pueden ser otros reservorios potenciales», ha agregado

En cambio, Wannian ha asegurado que la evidencia científica apunta a que efectivamente se produjo un «brote» importante en el mercado de Wuhan que se entiende como el origen de la pandemia, pero no han podido identificar si fue el primero de todos. El equipo de la OMS ha detectado el rastro genético del virus en las fases tempranas de la pandemia, y cree que el virus circulaba ya varias semanas antes de identificar los primeros casos en Wuhan, aunque en todo caso no ha hallado indicios de la presencia del virus en Wuhan antes de diciembre de 2019

La OMS cree que es aconsejable investigar la cadena de suministros de productos congelados al mercado de Huanan, en Wuhan, y de esa manera llegar al origen del virus, que a su entender también podría estar tanto en otras regiones de China como en el extranjero. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre