El responsable de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, advierte de los nuevos brotes de COVID-19 que se producirán a finales de este año. Su mensaje ha ido especialmente para aquellos países que están levantando el confinamiento en estos momentos, demasiado pronto según la OMS.

«Cuando hablamos de una segunda ola de manera clásica, lo que a menudo queremos decir es que habrá una primera ola de la enfermedad por sí sola, y luego volverá a aparecer meses después. Y eso puede ser una realidad para muchos países dentro de varios meses», ha afirmado el responsable de emergencias sanitarias de la OMS. Además, ha insistido en que este rebrote podría ser un «segundo pico inmediato» si se levantan demasiado pronto los confinamientos.

Y es que, a pesar de la bajada en los datos en países como Reino Unido, se advierte que estas medidas pueden estar haciendo peligrar la puesta en marcha de la vacuna, por ejemplo como sucede con la que están estudiando en la Universidad de Oxford.

«Debemos ser conscientes del hecho de que la enfermedad puede saltar en cualquier momento. No podemos hacer suposiciones de que solo porque los contagios estén disminuyendo ahora van a seguir bajando, y tenemos varios meses para prepararnos para una segunda ola. Podemos tener un segundo pico», ha insistido.

Por estos motivos la OMS urge a que se implementen las medidas sociales y de salud pública haciendo seguimientos y pruebas. Apela a que se lleve a cabo «una estrategia integral para garantizar que continuemos en una trayectoria descendiente y que no tengamos un segundo brote inmediato». Y es que, en países como China y Corea del Sur, que fueron los primeros en controlar el brote, se han producido de nuevo casos, por lo que han tenido que imponer medidas parciales de protección.

Las próximas semanas serán críticas

La doctora María Neira, directora de Salud Pública de la OMS ha indicado que las próximas semanas serán críticas, «porque hay que ver cómo se comporta el COVID-19 con la recuperación de la actividad». Por eso la doctora Neira pidió «mucha prudencia y sentido común en esta fase muy crítica de la pandemia, que es la desescalada». Solicitó, por otro lado, a la población que «no tenga paranoia ni excesiva relajación y que aprenda a convivir con las enfermedades infecciosas».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre