La Oficina de Conflicto de Intereses de las Cortes supervisará a partir del próximo mes de marzo las declaraciones de intereses económicos de todos los diputados y senadores, sobre todo de los 52 de Vox del Congreso que utilizaron la misma fórmula en su escrito y, de este modo, hayan evitado desglosar sus actividades.

El Congreso publicó las declaraciones de intereses económicos de todos los parlamentarios por medio de un formulario en el que estaban obligados señalar las actividades realizadas en los cinco años anteriores a ser elegidos y que les pudieran generar un conflicto en su trabajo o que les hubieran proporcionado ingresos económicos.

También debían dar cuenta de las donaciones, obsequios y beneficios obtenidos en esos años, al igual que de las fundaciones u asociaciones a las que hubieran contribuido.

Todos los diputados y senadores, a excepción de los de Vox en el Congreso, lo hicieron.

«Ninguna de las actividades desarrolladas por mí durante los cinco años anteriores a la obtención del mandato parlamentario podrá condicionar mi actividad política en tanto en cuanto esta se desarrollará siempre al servicio del interés superior de España y de los españoles», han escrito en sus fichas de diputados, al tiempo que remiten sus ingresos económicos a las declaraciones de bienes ya publicadas.

En cuanto a los obsequios y donaciones, todos los parlamentarios de Vox utilizan la misma fórmula: «Ninguno de especial consideración y valor. Exclusivamente los obsequios propios de la relación familiar, amistosa o social sin alcance material o económico relevante».

La declaración de intereses se suma a la de actividades y bienes y rentas que también señalan los diputados cuando entregan sus credenciales al inicio de la Legislatura y se enmarca dentro del Código Ético aprobado recientemente por las Cortes para mejorar la transparencia en los cargos públicos.

El nuevo código de conducta de las Cortes aprobado en octubre de 2020 y que sustituyó al de 2019 mandata que la Oficina de Conflicto de Intereses elabore con carácter anual un informe sobre el cumplimiento de las normas de conducta de los parlamentarios e incluso pueda hacer recomendaciones.

Sin embargo, el reglamento de este Código señala que «deberá mantener la confidencialidad sobre los casos que hayan planteado dudas de interpretación».

La declaración de intereses, de actividades y de bienes y rentas aparece en las fichas de cada diputado y senador y trata de dar un paso más para cumplir con las recomendaciones del Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa (GRECO), que planteó la necesidad de que el Parlamento español redactara y se guiara por un Código que salvaguardara de posibles malas praxis.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre