Fuente de la imagen: OCU

La Organización de Consumidores y Usuarios ha puesto en marcha una campaña con el objetivo de que se regule la publicidad de la alimentación dirigida a menores. Solicita que se prohiba la publicidad de alimentos no saludables para niños, calificada como «D y E» en el sistema Nutriscore. Además, reivindica que la normativa sea mucho más contundente en este sentido.

En España, según un estudio realizado por Aladino, cuatro de cada diez niños en edad escolar tienen obesidad o sobrepeso. Casi la mitad de los menores.

Ya en el año 2005 se llegó a un acuerdo firmando el código PAOS, en base al cual se establecía la autorregulación de la publicidad dirigida a menores de 12 años.

También se sumaron al código firmado por la Feeración Nacional de Industrias de Alimentación y Bebidas la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición y Autocontrol de la Publicidad. Pero según denuncian desde la OCU, estos acuerdos han quedado prácticamente en desuso y han resultado ser ineficientes.

Por eso considera que ahora es tiempo de tomar medidas que no sean simplemente recomendaciones o decisiones que se asuman de manera voluntaria, sino que se establezcan normas contundentes de obligado cumplimiento, y en este sentido, que la publicidad dirigida a menores de 15 años se tome en serio la salud de los menores.

Para ello, proponen que personajes famosos, referentes para los más pequeños no puedan aparecer publicitando alimentos que no son saludables. También exigen que no pueda recomendarse un producto por asociaciones sanitarias en el etiquetado. Tampoco deberían permitirse los regalos promocionales como juguetes que acompañan a este tipo de alimentos.

No sólo se trata de poner limitaciones, sino que además desde la OCU piden que se lleven a cabo campañas publicitarias que promuevan la dieta de alimentos saludables, así como hábitos positivos para la salud de los más pequeños.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre