La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el poderoso organismo supranacional cuyos miembros representan a las economías más grandes del mundo, ha advertido sobre las amenazas y riesgos que plantean los abogados, contables y otros facilitadores que ayudan a sus clientes a cometer y ocultar delitos financieros.

Estos «facilitadores profesionales», a menudo asociados con la industria secreta de las finanzas extraterritoriales, «socavan no solo el estado de derecho, sino también su propia profesión», afirma la OCDE en un nuevo informe al que ha tenido acceso Diario16. Este documento incluye exigencias generales destinadas a «señalar a los facilitadores profesionales e interrumpir sus actividades».

El informe, titulado Ending the Shell Game, marca la primera incursión detallada de la OCDE en el ámbito de los facilitadores profesionales criminales, un término amplio que abarca un popurrí de «genios con habilidades especiales», en los que incluye a asesores fiscales, gestores patrimoniales, abogados, contables, agentes de formación de sociedades y sociedades fiduciarias.

Muchos de los 37 países miembros de la OCDE, incluidos los Estados Unidos, los Países Bajos o Suiza, albergan una gran cantidad de facilitadores profesionales y tienen un historial deficiente en la responsabilización de los diversos sectores.

Las exigencias incluyen más formación sobre el papel de los facilitadores en los delitos financieros y leyes más estrictas para responsabilizarlos penalmente. Cuando los abogados pueden esconderse con demasiada facilidad detrás del privilegio de la confidencialidad cliente-abogado y negarse a compartir posibles pruebas de delitos con las fuerzas del orden, la OCDE sugiere que los países consideren una nueva legislación.

La OCDE afirma en el documento que todos los países deberían crear estrategias nacionales «para abordar a los facilitadores profesionales que participan activamente en delitos fiscales y otros delitos financieros».

«La mayoría de los profesionales respetan la ley y desempeñan un papel importante al ayudar a las empresas y las personas a comprender y cumplir la ley y ayudar al sistema financiero a funcionar sin problemas. Estos profesionales respetuosos de la ley deben diferenciarse de un pequeño grupo de profesionales que utilizan sus habilidades y conocimientos de la ley para promover, comercializar y facilitar activamente la comisión de delitos por parte de sus clientes».

Facilitadores: profesionales en la sombra

Tanto los países pobres como los ricos están bajo una presión creciente para recuperar miles de millones de dólares en ingresos perdidos por la evasión fiscal y tomar medidas enérgicas contra los delitos financieros. Los asesores fiscales, los abogados y los contables son socios valiosos para los actores deshonestos que necesitan estructuras sofisticadas y consejos inteligentes para burlar a las fuerzas del orden.

El informe de la OCDE destaca ejemplos de todo el mundo de profesionales que ocultan el dinero de los clientes, a menudo a través de empresas fantasmas cuyos propietarios son difíciles de rastrear. En un caso estadounidense citado en el informe, los asesores fiscales prepararon pérdidas comerciales falsas en las declaraciones de impuestos para reducir los impuestos pagados. En otro de Suecia y el Reino Unido, la OCDE describe un incidente en el que un especialista offshore anónimo alentó a los clientes a comunicarse a través de correos electrónicos cifrados y cambió de banco para evitar ser detectado por la policía.

Los facilitadores profesionales operan en entornos donde los servicios, incluida la creación de empresas y la contratación de directores (testaferros), se pueden comprar a bajo precio. Estos servicios atraen a delincuentes que emplean a los facilitadores para diseñar esquemas que ocultan activos a través de empresas offshore de bajo costo detrás de negocios onshore aparentemente más legítimos.

El informe de la OCDE señala que algunos países han comenzado a actuar. Reino Unido permite que se presenten cargos contra facilitadores sospechosos de participar en actividades delictivas. En México, los facilitadores del crimen pueden ser encarcelados hasta por 16 años. El grupo de trabajo especial de la India para identificar y erradicar las empresas fantasma también rastrea a los especialistas que lo hacen posible.

En el lado contrario está el caso de Estados Unidos, desde donde abogados, contables y agentes inmobiliarios dan su asistencia habitualmente a estrategias delictivas, tiene un historial particularmente pobre. En 2016, el Grupo de Acción Financiera, que establece estándares globales para las leyes contra el blanqueo de dinero, describió la débil regulación estadounidense de los facilitadores como la brecha de supervisión más significativa en su lucha contra los delitos financieros.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre