De poco o nada valen los Programas de Estudios diseñados por Administraciones Públicas masculinas y voluntariosas, los Proyectos Educativos de Centro, y los Planes de Convivencia e Igualdad de cada colegio e instituto, elaborados ignorando la perspectiva de género, que establecen la conveniencia de educar en igualdad. Las casi siempre anecdóticas actividades complementarias y extraescolares, las celebraciones, y alguna que otra actividad por los días de la mujer, y contra la violencia de género, si las mujeres y hombres responsables de transmitir los conocimientos a nuestros hijos e hijas, no creen en la igualdad, no son realmente conscientes de la desigualdad, y de la importancia que para un futuro mejor y menos violento tiene mostrar las desigualdades, y educar sin complejos en una cultura igualitaria.

Por ello es urgente y necesario dar un giro de ciento ochenta grados, una transformación radical, no solo a la forma de enseñar, sino sobre todo a la que sistema y comunidad educativa, tienen de entender la vida, y las relaciones entre hombre y mujer, si queremos comenzar a transformar para mejor el presente y el futuro de nuestra sociedad.

Mi experiencia como padre, y persona comprometida con el movimiento asociativo ciudadano de las Asociaciones de Madres y Padres de la Educación Pública, me demuestra que para la educación, la igualdad aún es una cuestión accesoria, una obligación a cumplir en el apretado calendario lectivo. Porque la realidad es que seguimos educando en un sistema que responde a una mentalidad patriarcal y machista, en sus estructuras objetivas, y en las cognitivas de la mayoría de las personas que lo conforman. Quizás porque también han aceptado la normalidad de la desigualdad como natural, y no valoran la transcendencia, y la necesidad de un cambio en esta dirección.

A mi juicio, los y las docentes deberían entender, aceptar, y tener presente que al enseñar no solo se han de tener en cuenta los contenidos, sino también por quienes y como se han generado estos, y el sesgo de género que contienen, o lo que es lo mismo, que la geografía, la historia, la lengua, la literatura, las ciencias naturales, la física, las plásticas, o las matemáticas que enseñan en las aulas de nuestros centros educativos, no son en el resultado de la colaboración pacífica e igualitaria entre hombre y mujer, sino que responden a un proceso histórico de dominación masculina, donde la visión del hombre es hegemónica.

Una visión que transmite la idea de que los logros importantes de la humanidad, han sido obra del hombre, lanzando a las niñas un perverso mensaje subliminal, en cuanto al valor de su propia opinión, en relación con la “irrelevante o inexistente” aportación que las mujeres han hecho a la historia de la humanidad. En consecuencia una enseñanza sesgada y manipulada, sin apenas referentes femeninos donde ellas puedan verse reflejadas, perpetuando de esta forma la pervivencia dominante de la cultura masculina.

Unas aulas sexistas, que feminizan a las niñas, bailarinas, maestras, enfermeras, y masculinizan a los niños, policías, médicos, pilotos, bomberos. Donde ellos siguen siendo los fuertes, que monopolizan la palabra, y ocupan los espacios en los patios de recreo, fomentando su empoderamiento, y el paralelo desempoderamiento de ellas. “Que mamá revise la cabeza”, es el contenido de una nota de tutoría que circula en las mochilas de muchos escolares en este país, para alertar a las familias de la existencia de piojos en las aulas.

Un modelo educativo que ignora y no enseña la transcendencia que para la vida tiene él género, y su responsabilidad en el machismo, las violencias, y discriminaciones que sufren las mujeres. Unos docentes que ni siquiera intentan desmontar esa construcción histórica, social y cultural, y siguen educando como si nada estuviese ocurriendo, y todo fuese natural, normalizando un sistema binario que se ha demostrado artificial e ineficaz, y que tanta desigualdad y violencia genera.

Una escuela que no dice que los genitales no son razón alguna para la diferenciación, el tratamiento desigual, o las jerarquías, y sigue potenciando la primacía de la heterosexualidad, y la marginación de otras opciones, y orientaciones, ni aprovecha su relevante papel como agente socializador, para dar la vuelta a la tortilla, de un modelo educativo que en materia de igualdad entre mujer y hombre, hace aguas.

Porque al Igual que una no puede explicar la historia de América, olvidando la esclavitud, o entender la Sudáfrica actual, sin lo que supuso el apartheid, no podemos enseñar sin explicar la dominación masculina, la identidad, el género, o la discriminación de las mujeres, y a los chicos, y las chicas hay que contarles toda la verdad, hablarles del poder de los hombres, de la explotación de la mujer, de los privilegios masculinos, de un modelo de hombre en el que se nos educa, tóxico y dañino, para uno y los demás, y de la necesidad de transitar hacía un mundo más igualitario.

Porque ellas que no tienen porque ser princesas y cuidadoras, ni ellos príncipes, fuertes y valerosos, que tienen la obligación de rescatarla y protegerla. Desmontar los mitos y mentiras de un amor romántico machista y posesivo, ese de para toda la vida, que la mayor de la veces, solo conduce a dependencias y violencias hacía la mujeres.

A los jóvenes hay que decirles que si las chicas tiene miedo a salir solas por la noche, es principalmente por ellos, por su forma de ser y entender la realidad, o que el sexo no es un acto de poder y fuerza donde tengan que revalidar ni demostrar nada a nadie, sino solo un espacio para el respeto y la empatía, donde sentir y disfrutar. Porque violencia y amor son conceptos e ideas tan antagónicos como agua y fuego.

En definitiva necesitamos una educación que procure el paso de una escuela patriarcal asentada en la desigualdad y las jerarquías, a una escuela moderna, igual y feminista. Y para eso es necesario que sistema educativo, docentes, familia y la sociedad, comencemos a observar, comprender, y explicar el mundo desde su actual realidad de desigualdad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =