Vox y Ciudadanos han apuntalado en el poder municipal a un PP que había salido noqueado de las dos pasadas rondas electorales. Pablo Casado ha superado el match ball y sale reforzado en el último momento cuando los barones de su partido ya preparaban su carta de despido. Es evidente que Casado, ayudado por un eficaz Javier Maroto, ha sabido gestionar los pactos allí donde podía sacar provecho. Con un mínimo resultado electoral (el peor de los últimos años para los populares) ha logrado el máximo rendimiento y eso le da avales para continuar al frente de Génova 13.

Pero ese éxito político indudable nunca hubiese sido posible sin un pacto a tres bandas con Ciudadanos y Vox, un acuerdo donde los ultraderechistas han jugado un papel fundamental como muleta del PP. La formación extremista ha virado desde un ataque virulento contra “la derechita cobarde” hasta posiciones mucho más pragmáticas, dándole a Casado alcaldías importantes. Ciudadanos también ha hipotecado buena parte de su credibilidad, ya que a cambio de unas cuantas sillas en algunos municipios ha tenido que sentarse a firmar con Vox, ante las críticas de los liberales europeos y el disgusto de buena parte de su electorado de centro.

Sin duda, las principales cancillerías europeas ven con preocupación los pactos de la derecha convencional española con los ultras. Nadie puede pensar a fecha de hoy en un París, un Londres o un Berlín gobernado por elementos de la extrema derecha, pero eso ha ocurrido en Madrid. El “trío de Colón”, el famoso “trifachito”, ha funcionado, mientras Esperanza Aguirre asegura que el partido de Santiago Abascal es “plenamente constitucional” y aconseja al “señor Macron que no se meta en las cosas de España”.

Aunque los populares perdieron las últimas elecciones municipales, con un 22 por ciento de los votos –un 7 por ciento menos que los socialistas, que consiguieron el 29 por ciento–, a través de la política de pactos con Ciudadanos y Vox han logrado optimizar esos resultados, consiguiendo gobernar en 4 de los 8 municipios más importantes de España. Los populares, tras una “madrugada de negociaciones de infarto”, recuperan la alcaldía de la capital que perdieron en 2015. Por tanto, Manuela Carmena ya es historia y José Luis Martínez-Almeida será el nuevo alcalde de la ciudad, todo un símbolo sobre el que los populares esperan comenzar su remontada para arrebatarle el poder central a Pedro Sánchez, cuya investidura sigue en el aire. Queda por ver qué saca Vox del “trifachito” madrileño.

Los populares también ganan la alcaldía de Zaragoza, una plaza que perdieron en el lejano 2003, después de que el socialista Alberto Belloch encadenara tres legislaturas seguidas al frente de la corporación y que en 2015 ganase los comicios Pedro Santisteve, con una lista ligada a Podemos. El nuevo alcalde popular será Jorge Azcón.

El PP también conserva el poder municipal en Málaga y Murcia, donde gobierna desde 1995. Córdoba, Granada, Badajoz quedan en manos de las derechas.

En cuanto a Málaga, el PP mantendrá la alcaldía de la ciudad bajo el liderazgo de Francisco de la Torre, que lleva 19 años como alcalde de la ciudad y en estos comicios consiguió 14 concejales, uno más que en 2015. Los populares ganaron por primera vez la capital de la Costa del Sol en 1995 con Celia Villalobos.

El partido de Pablo Casado también conserva la alcaldía de Murcia, donde el PP ganó con 11 concejales, uno menos que en 2015, pero donde la suma de los partidos del centro derecha (PP, Cs y Vox) alcanzan una mayoría absoluta de 18 concejales en una corporación que tiene 29 miembros.

En Melilla ha habido bronca después de que el único diputado de Ciudadanos alcance el poder. Eduardo de Castro ha desbancado al que parecía eterno Juan José Imbroda. Por su parte, el Partido Popular y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo en el Ayuntamiento de Oviedo ante la celebración del pleno de constitución esta tarde.

El PSOE, a pesar de cosechar unos buenos resultados electorales, pierde poder a manos de los “trifachitos” que se han improvisado en numerosos municipios en los últimos días. Los socialistas mantienen Sevilla y Valencia (Joan Ribó repite), mientras que Ada Colau se mantendrá en la Alcaldía de Barcelona tras el pacto con el PSC y el voto de tres de los seis concejales de la candidatura de Manuel Valls. Abel Caballero revalida Vigo con su victoria aplastante: 20 votos a favor y solo 7 en contra. El PNV mantiene Bilbao con Juan Mari Aburto, que gobernó la pasada legislatura con el PSE. Los nacionalistas vascos llevan 40 años ganando la capital vizcaína. Navarra Suma está a punto de recuperar Pamplona.

En Castilla La Mancha se rompe el pacto de las derechas y socialistas y Cs gobernarán con el improvisado sistema del “2 más 2” (reparto de alcaldías por dos años) en Albacete y Ciudad Real. El acuerdo socialistas/naranjas permitirá gobernar al PSOE en al menos una veintena de municipios castellano-manchegos.

En Sevilla repetirá mandato el socialista Juan Espadas, que gobernará su segunda legislatura con el apoyo de los cuatro concejales de Adelante Sevilla, con los que suma 17 escaños, uno más de la mayoría absoluta. Jaén pasa a poder socialista. Granada para Ciudadanos.

Las mareas pierden La Coruña, Santiago y Ferrol, que pasan al PSOE. Democracia Ourensana gana Orense con el apoyo del PP. Pontevedra es para el BNG. El PSOE también obtiene Santa Cruz de Tenerife, al igual que Palma de Mallorca. Tarragona y Lleida tienen color independentista (en algunos municipios los cargos secesionistas han jurado la Constitución por imperativo legal y para defender la República). Badalona será socialista finalmente después de un giro inesperado, ya que las izquierdas se han unido para cerrar el paso al popular Xavier García Albiol. En Gijón la socialista Ana González es la nueva alcaldesa y toma el relevo de Carmen Moriyón (Foro Asturias).

Pero en general siguen siendo tiempos complicados para las izquierdas, cada vez más divididas. José María González Santos ‘Kichi’ se reafirma como alcalde de Cádiz (aunque ha anunciado que dejará el cargo cuando cumpla este mandato) y solo Zamora queda en manos de Izquierda Unida. Francisco Guarido llevará el bastón de mando. Todo un símbolo de la cada vez más debilitada resistencia roja.

León y Segovia no podrán constituir sus ayuntamientos hasta el mes de julio por impugnaciones de varios partidos. El colofón de una jornada caliente en muchos consistorios.

1 Comentario

  1. …las principales cancillerías europeas ven con preocupación los pactos de la derecha convencional española con los ultras. Seguro? Nos mienten, si no por que las permiten y sientan en sus filas? En su momento también les «horrorizaba el franquismo» y lo siguieron y, lo siguen promocionando en Europa… Creo que ja nos hace falta la invasión alienígena exterior. La interior ja la sufrimos mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − 3 =