La moción de censura en Murcia ha empezado con un debate bronco y subido de tono, donde unos y otros se acusan de corrupción y de ser tránsfugas.

El secretario general de los socialistas,  Diego Conesa, ha intervenido en la moción de censura de Murcia que hoy y mañana se celebra en la Asamblea autonómica, para recordar al Gobierno del PP de esta comunidad, y a su presidente, que es un ejecutivo «corrupto, son corruptos por sistema y compran la voluntad con sillones y maletines». Acusa también el del PSOE al PP de «comprar voluntades».

Recuerda también Conesa que fue Albert Rivera, bien pagado por los servicios prestados, quien no quiso asumir la voluntad mayoritaria de los murcianos.

Ciudadanos

En el turno de intervención de Ciudadanos,  el portavoz parlamentario Juan José Molina explica que  «los tres diputados tránsfugas han escupido a la cara de nuestros votantes, y han mancillado la democracia regional. Usted son unos sinvergüenzas».

Afirma también Molina que  «puede que perdamos esta moción, pero saldremos de este hemiciclo con la cara bien alta». Al mismo tiempo declara que «podrían haberse evitado el escarnio, y ¿por qué?: por un puñado de consejerías, pero recuerden: nadie ofrece tanto como el que no piensa cumplir con su palabra». «Tendrán que aguantarse a sí mismo el resto de sus vidas». Esto no va de cambiar un gobierno sino de salvar nuestra sistema democrático».

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBanco Santander pagará 47 millones por ocultar información en su salida a bolsa en Estados Unidos
Artículo siguienteQuiero jugar
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre