La ministra de Defensa, Margarita Robles, considera que las instituciones europeas no han actuado de forma suficientemente integrada contra el COVID-19.

Así, Robles ha defendido ante sus homólogos de la Unión Europea que «trabajando juntos y mejorando los mecanismos de cooperación, haremos realidad la idea de una Europa que protege y defiende a sus ciudadanos» frente a crisis globales como la sufrida por el coronavirus.

En su intervención, Robles ha señalado que «la crisis actual nos muestra que la seguridad es integral y es global, y requiere solidaridad y una cooperación estrecha en el seno de la Unión». Y ha subrayado que «en España, un promedio de 8.000 militares han realizado cada día desde hace dos meses miles de intervenciones en más de 1.200 poblaciones mostrando a la ciudadanía, las razones por las que pueden confiar en las Fuerzas Armadas en tiempos de adversidad».

Base industrial más sólida

La ministra abogó por consolidar «una base industrial europea más sólida», y por «reforzar nuestra capacidad de investigación e innovación en Defensa, haciendo uso de los nuevos modelos de cooperación como la PESCO, la CARD o el Fondo Europeo de Defensa».

También se ha mostrado firmemente convencida de que las Fuerzas Armadas pueden ayudar a incrementar nuestra preparación y resiliencia a través de la cooperación en proyectos de capacidades críticas, como un Mando Médico europeo, o el español.

En cuanto a las implicaciones exteriores de la pandemia, la ministra reiteró «el compromiso de España con las misiones y operaciones europeas». Y ha puesto de relieve la importancia de la presencia en África como señal de confianza y estabilidad para los pueblos que sufren las consecuencias del terrorismo y la fragilidad institucional, transmitiéndoles el apoyo de la Unión Europea.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorVettel fuera, Alonso dentro
Artículo siguienteFelicitando al lamentable personal
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre