La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se dirige al PP para insistir en que  “ya está bien de ese juego de insultos, de mentiras que hacen con la ultraderecha”, en el que “no van a ganar nunca” y “vamos a perder todos”, “porque al final la política se impregna de la bronca, la polarización y el ruido”, haciendo que la gente “se desapegue” de quien no se ocupa de sus intereses.

Reconoce Montero que “salir de esta crisis va a ser difícil y complejo, pero que nadie dude que vamos a estar ahí y a ser capaces, entre todos, de salir cuanto antes”. En un acto de la precampaña electoral gallega en Vilagarcía de Arousa, junto al candidato socialista a la presidencia de la Xunta, Gonzalo Caballero, Montero se mostró convencida de que “vamos a levantar a nuestro país”, para lo cual “necesitamos del concurso de todos, también del Partido Popular”.“Eso es lo que quiere la derecha, que la política fracase para que se imponga el poder económico u otro tipo de intereses”. Al igual que Feijóo, “que en Galicia también representa a la ultraderecha”, y al que ha reprochado sus declaraciones de ayer pidiendo que Europa ponga condicionalidad al plan de recuperación ‘porque este gobierno no sabe gestionar adecuadamente el dinero’. “Estos son los patriotas, los leales, que van a transmitir mentiras y a dejar sin el pan ni la sal al conjunto de las administraciones. Qué patriotismo de hojalata es este que no reivindica la capacidad de esta tierra y de su gente para ponerse en pie, sino que van a los países vecinos a hablar mal de nosotros”, sentenció.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEmpieza el verano
Artículo siguienteAbascal pretende recuperar la “España unitaria” pero no se siente facha
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre