«Mirad: el que siembra con mezquindad, cosechará también con mezquindad». Esta frase de Saulo de Tarso resume lo que está ocurriendo en la política española durante la crisis del coronavirus. La ciudadanía está viendo perpleja cómo desde la oposición, principalmente desde el Partido Popular y Vox, herederos del búnker de la Transición, se ha adoptado una actitud frentista en vez de demostrar ese patriotismo del que alardean a la mínima ocasión y que justifican con una pulsera con la bandera de España. Lo que los ciudadanos y ciudadanas esperaban de su clase política es la actitud de arrimar el hombro para que, a través de la unidad, se logren alcanzar las soluciones eficaces contra el coronavirus. En la noche del martes todos y todas pudimos ver cómo Pablo Casado y Santiago Abascal decidieron buscar votos a través de la indignidad.

Realizando un análisis de la situación política, uno se da cuenta de que podríamos estar equivocándonos porque no se está interpretando bien la estrategia de la derecha y de los ultras. La derecha personifica todo su discurso en un ataque personal a Pedro Sanchez, no al PSOE a Pedro. No hablan de política, no presentan alternativas políticas, no plantean un programa alternativo: todo lo basan en descalificar personalmente a Pedro.

Mienten sin importarles pues saben que mayoritariamente la gente ni escucha las noticias, ni lee un periódico, ni apenas escuchan un debate. Todo son mensajes cortos del tipo no quiere dejar el falcón, es un mentiroso, un inútil, quiere seguir en la Moncloa a costa de todo, etc. Son mensajes cortos, (si son muy largos ni los leen, ni los oye la mayoria) son mensajes que sólo buscan despertar la rabia de la gente. Son mensajes dirigidos a cargarse al líder y todo lo que venga de él. Son mensajes basados en los principios de la propaganda de Joseph Goebbels, en concreto, el de orquestación (La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”), el de vulgarización (Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar) y el de simplificación (Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo).

Todo esto lo estamos viendo en la estrategia de informaciones, lanzadas a través de sus voceros mediáticos, de que, por ejemplo, el Gobierno sabía desde hacía meses la tasa de contagio del coronavirus o que Pedro Sánchez se había rodeado de un equipo de médicos en Moncloa. Además, los insultos al presidente son constantes. Uno de los más utilizados es el de «Sepulturero». Esa es la estrategia de los herederos del búnker, el ataque personal al presidente intentando provocar una reacción negativa por parte de la ciudadanía que se encuentra confinada en sus domicilios. Los datos positivos brillan por su ausencia y la deslealtad institucional es algo habitual. ¿Qué decir de la actitud de la presidenta de la Comunidad de Madrid, acusando falsamente al Gobierno de paralizar sus envíos de mascarillas? La derecha y los ultras, que en España son cada vez la misma cosa, no duda en la mezquindad cuando lo que el pueblo espera de sus políticos son soluciones, no palos en las ruedas.

La respuesta ciudadana ha de ser acorralarlos para que den soluciones y alternativas reales a todo lo que critican. Es absolutamente necesario que el Gobierno contrate el mejor equipo que exista, cueste lo que cueste, los mejores del mundo para iniciar una contra ofensiva a la técnica Trump que es la que están aplicando los herederos del búnker. Por desgracia, la campaña está calando y hay que defenderse de este golpe de Estado moderno que pretenden dar, el que doy en llamar el golpe de Estado vía redes o las cloacas de las redes sociales.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre