Es muy difícil vivir. Cuando uno arriesga pensando, averiguando, experimentando, cuando se explora el mundo: todo es novedad permanente agotadora hasta la extenuación. Es lo maravilloso y único de cada vida, es lo que nos agota y hace ansiar a veces una rápida disolución y otras despreciar la convención y el orden. Es más fácil conservar; creer que lo malo conocido es mejor que lo bueno por conocer, expresión favorita de la reacción…

A mí me fascina la capacidad de dar la vuelta a los argumentos, el matiz, el diálogo verdadero… Odio la mediocridad, sea tipo bambi sea tipo garañona o funcionarial con plan de pensiones. No me gusta ver cómo se pide un día la derogación de la prisión perpetua revisable como síntoma de fascismo y la misma gente a la semana siguiente reclama condenas sin fin según qué delitos; nos cagamos en una bandera y lloramos si se rilan sobre otra; la coherencia tiene un precio, es incómoda y requiere eso que Frank Zappa denominó “continuidad conceptual”.

Cuando oigo a sectores de las víctimas del terrorismo políticamente muy señalados (supongo que nadie se sorprenderá de esta calificación), cuando veo al PP argumentando la necesidad de que la Memoria Histórica salve la verdad de las víctimas y sus verdugos en el mundo de esta ETA malparida, cuando desgranan una por una las acciones a realizar con el fin de evitar que los “malos” se apoderen del discurso y traicionemos el sacrificio de las víctimas… estoy constatando que enumeran uno por uno los argumentos y propuestas de las diferentes tentativas de aplicar una Ley de Memoria Histórica que salve del olvido y de la ignonimia, que restaure la verdad y desplace a sus usurpadores respecto de los golpistas que implantaron una represiva dictadura militona durante casi medio siglo en nuestra Iberia (si es que no llega la ola asesina hasta nuestros días disfrazada de Transición Ejemplar).

Y voy a ser bruto y no quiero ser malinterpretado. Lo que la derecha española hace con la Memoria Histórica de la Guerra golpista y la dictadura posterior y el franquismo estructural es lo mismo que va a hacer ETA respecto de su estela de crímenes. Más claro: agua. Justificar negando los hechos o reinterpretándolos a la luz de su discurso circular, cerrado y excluyente. Se les vaya a llenar la boca de legitimidad y verdad histórica a quienes llevan ya medio siglo esparciendo basura, cantando himnos imperiales y ninguneando a cientos de miles de desaparecidos, asesinados y represaliados por la brutalidad genocida más evidente.

Si cree usted que éste es otro artículo más de un rojo resabiado que pretender resucitar la nefasta Guerra Civil de su túmulo histórico se lo voy a poner mondo y lirondo: para mí es usted tan despreciable ética e intelectualmente como cualquier terrorista de ETA orgulloso. Víctima es toda persona que no agrede por causa de la diferencia; dejen a un lado la defensa propia en el acto, esto es: si usted me intenta matar, procure que no le agarre la traquea con los dedos índice y corazón… Lo que digo es que planificar muertes o construir discursos para explicarlas invalida toda idea, y lo digo sin pontificar, que la vida da muchas vueltas.

Señores y señoras de orden: apliquen ese su discurso contra ETA, legítimo y cierto, al franquismo, demostrarán ser coherentes, defender principios de verdad y haber colaborado a superar nuestro mayor trauma reciente como sociedad. Si no… pues ya saben.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPara conocer la situación es mejor apagarla tele y abrir la nevera
Artículo siguienteFomento insulta a los afectados por el caos en la AP-6 de la noche de Reyes
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre