Somos la generación de toda la Historia de la humanidad que más cambios ha vivido, en una sola vida de todas las anteriores desde las épocas de las cavernas. Pero al mismo tiempo asistimos a una adaptación biológica sin precedentes.

El lunes, seis de mayo, del año en curso en París se presentó el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES). Un millón de especies vegetales y animales pueden desaparecer la próxima década si no se realizan medidas efectivas, urgentes y decisivas.

Expertos de diferentes países hacen caer los objetivos de desarrollo sostenible fijados por Naciones Unidas, se subraya un “declive sin precedentes” en la historia de la humanidad. El maltrato a la naturaleza por los impactos de la acción del hombre, significa frenar la lucha contra la pobreza, el hambre o el deterioro de la salud de las personas. Los expertos, instan a actuar tanto a nivel global como local en un tiempo apremiante más que nunca.

El Cambio Climático es, en la actualidad, el problema medioambiental global más importante y grave que padece la Tierra, repercutiendo en todos sus minerales, en toda su flora y en su fauna y también en la Salud Humana. Esto tiene una repercusión sobre la salud de las personas. Aumentan las alergias, las enfermedades autoinmunes, crónicas y degenerativas en edades más tempranas.

La contaminación sigue una progresión geométrica, un factor de multiplicación, mientras que la adaptación humana o biológica atiende a una progresión aritmética, un factor de suma. Por ello será insostenible la vida humana en la tierra como indicó el reconocido físico británico Stephen Hawking, a los 76 años antes de su muerte.

Estamos viviendo en nuestro organismo un proceso de adaptación biológica sin precedentes en la historia de las especies.

Según los resultados de un análisis sanguíneo realizado a 100 parlamentarios europeos, todos tenemos entre 400 y 700 sustancias en forma trazas en sangre, que hace 60 años nadie las tenía en Europa. Hace 30 años, la cifra normal de leucocitos era de entre 2.500 y 5.000. Hoy en día, tenemos unos 15.000. Un paciente hoy, con 10.000 leucocitos se considera normal y hace 30 años cuando el ratio de la normalidad estaba entre 2.500 – 5.000 se estudiaba para ver las causas de esa elevación de leucocitos.

En el Parlamento Europeo, están autorizadas 26.397 sustancias que acompañan a los nutrientes y que no son nutrientes. Debido a los 23.812 contaminantes y 2.585 aditivos recopilados en http://www.efsa.europa.eu/en/calls/data.

Una impresionante industrialización rica en conservantes, refinados de la dieta, estabilizantes, espesantes, antioxidantes, colorantes, saborizantes y un largo etcétera con un gran número de sustancias que se comercializan. El 60 por ciento se acumula, en dosis usadas, no toxicas, pero acumulativas en el tiempo. El nivel de intoxicación química se basa en la bioacumulación como una tendencia de una sustancia a acumularse en los tejidos de los organismos vivos, para ser relacionados con el hidrófobo y lipofíicas características.

Hay siete criterios de toxicidad que van desde la letalidad aguda hasta la carcinogenicidad. Todo esto nos hace pensar en el nuevo reto y justificación de la necesidad social de la médica integrativa. Por lo tanto, la propuesta integrativa de los médicos que la practican tiene un protocolo de actuación que la medicina convencional no aporta, consiguiendo una revitalización humana imprescindible en la situación actual.

La Revitalización Médica Integrativa se presenta en los países del Este de Asia, Norte y Sudamérica y en algunos países europeos, con una gran aceptación y evolución de la práctica de más de 25 años.

Este método nos permite diagnosticar y tratar, la valoración de los tóxicos a nivel estructural, funcional, metabólico y el estado emocional de nuestro-a paciente, desde el inicio de sus alteraciones, lo que permite la práctica profesional, para saltar de los protocolos estándar a la atención personalizada y particular de cada paciente.

La propuesta de la Revitalización Médica Integrativa se basa en 7 directrices. En primer lugar desintoxicar; buscar los obstáculos que impiden la curación; revisar la regulación de los órganos internos; observar y vigilar la suplementación a nivel celular (no importa lo que comes, sino lo que puedes absorber de lo que te nutres); sugerir los cambios en los hábitos de vida saludables para la promoción de cambios epigenéticos y por último promover la estética de la revitalización, así como las técnicas relacionadas con la Psicovitalidad (técnicas de relajación, anti-estrés y autoreconocimiento) para la salud de las personas.

Por todo lo anterior, la medicina Integrativa en España es una necesidad social, para no estar a la cola de los países dónde los ciudadanos tienen la libertad de disponer de esta Medicina. La medicina solo hay una con diferentes escalones terapéuticos. Cuándo esta medicina fracasa, da paso a la cirugía como una solución de los problemas de salud.

España, como todo el planeta, necesita ahora más que nunca de estas aplicaciones médicas, con el rigor de los expertos médicos y sanitarios cualificados que están capacitados para ayudar en estos momentos de adaptación a la contaminación evolucionada que vivimos. Hoy en día ningún gobernante asume su responsabilidad, por desconocimiento o ignorancia. Es necesario que los ciudadanos tomen parte activa de esta necesidad y reclamen sus derechos.

En un país considerado democrático debe prevalecer la libertad individual de elegir de las personas en aspectos relativos a su salud. Por supuesto, siempre de la mano de un profesional.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Muchas gracias por tu aportación compañero, para dar un poco de luz entre tanta calumnia y oscuridad.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre