Como parte de su ultimátum a la COP25, activistas de Extinction Rebellion han traído la muerte y la destrucción que sufren los océanos del mundo a las calles de Madrid, donde está teniendo lugar la Cumbre por el Clima de la ONU. Unas ochenta personas han realizado en el centro de la ciudad una acción teatralizada, visual y estrictamente no violenta, para resaltar el impacto que el cambio climático está teniendo en los océanos, que representan el 70% de la superficie de nuestro planeta. Con disfraces que invocan el mar y sus ecosistemas, en medio de esculturas de medusas iluminadas, han acompañado a un esqueleto de ballena y al coro de las brigadas azules que simbolizan la destrucción del planeta azul.

La Comisión Europea indica que el nivel del mar Mediterráneo ha subido ya 6 centímetros

Varias especies de vida marina, entre las que se encuentran el atún, el pez espada y los tiburones, están amenazadas por el calentamiento global, causado por la emisión de gases de efecto invernadero, así como por la contaminación de nutrientes. Su tamaño relativamente grande hace que estas especies sean especialmente sensibles a los bajos niveles de oxígeno, según un informe publicado por la IUCN, una organización internacional para la conservación de los recursos naturales, en la conferencia sobre cambio climático de la ONU en Madrid. Titulado “Desoxigenación del océano: el problema de todo el mundo”, este informe destaca cómo los gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana están acidificando cada vez más los océanos del planeta azul.

La mayor calidez de las aguas causa el blanqueamiento de los corales, destruyendo los ecosistemas de los corales, el hogar de la mayor parte de la biodiversidad de los océanos y una fuente crucial de alimentos para animales y seres humanos por igual. Este aumento de la temperatura amenaza con provocar una migración masiva de especies marinas en busca de las condiciones adecuadas para la alimentación y el desove, lo que afecta directamente al desarrollo y el crecimiento de la vida en el mar.

Alejandro Sacristán, de Extinction Rebellion, activista y científico, denuncia “la falta de respeto con la que se trata a los ecosistemas más grandes del mundo, a pesar de que son los pulmones reales del planeta y, como tales, proporcionan la mayor parte del oxígeno que respiramos y a pesar de que regulan las temperaturas globales, un delicado equilibrio que está siendo destruido por la actividad humana. Siendo unos ecosistemas que cubren el 70 por ciento del planeta, los océanos no están siendo respetados. En un país que se enorgullece de su cocina a base de productos del mar, deberíamos prestar especial atención a estas terribles advertencias, antes de que una típica cena navideña de mariscos se convierta en una imposibilidad física”.

En lo que se ha convertido en un funesto ritual anual, el hielo marino del Ártico en invierno continúa disminuyendo hasta nuevos niveles mínimos a medida que los océanos se calientan. Mientras tanto, la Antártida se está reduciendo desde abajo, ya que el hielo sumergido se está derritiendo rápidamente, según estudios recientes. Esto puede conducir a un cambio en las corrientes oceánicas, como la Corriente del Golfo, que es uno de los principales determinantes de las temperaturas moderadas en Europa. Además, comenzaremos a ver un aumento cada vez más rápido del nivel del mar que amenaza grandes extensiones de zonas costeras, donde vive la mayoría de la población mundial, y que se identifica como uno de los puntos de inflexión potencialmente irreversibles provocados por el cambio climático.

Según la Comisión Europea, las temperaturas promedio en la región mediterránea ya han aumentado en 1,4 grados centígrados desde la era preindustrial, 0,4 más que el promedio mundial. Durante las últimas dos décadas, el nivel del mar aumentó 6 centímetros y la acidez del agua de mar aumentó significativamente.

Aunque Madrid está lejos del mar, inevitablemente se verá afectado por la devastación que se está produciendo en los océanos del mundo. Sin los océanos que proporcionan el oxígeno que necesitamos para vivir y con el clima cambiante debido al calentamiento de las aguas oceánicas, la fauna mediterránea está cada vez más en riesgo. Extinction Rebellion tiene como objetivo resaltar esto en la capital sin litoral a través de sus acciones directas no violentas y la desobediencia civil en la que invita a todos los ciudadanos a participar. El tiempo se acaba y la acción inmediata es la única esperanza que nuestro hogar colectivo tiene para evitar la realización de lo que los científicos han estado advirtiendo durante más de 40 años.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre