Es martes. Desde Barcelona ha viajado para apoyar a la autora la jefe de prensa de Anagrama: María Teresa Slanzi.

Llego un poco antes e intento echar una mano con los problemas técnicos: no había ninguna luz que pudiera derramarse directamente sobre los folios que llevaba Cristina preparados. No soluciono nada, pero da igual. Todo funciona perfectamente.

EL NIÑO QUE COMÍA LANA

Así se llama el libro, de cuentos. He puesto una coma después de libro porque la obra funciona también como una novela, al cabo estamos hablando nada menos que de la autora de Las Inviernas: el libro más bonito que he leído nunca, como dije una vez en este mismo periódico.

Y al mundo de Las Inviernas, esa Galicia mágica y fascinante, vuelve una vez más Cristina para armar sus impecables historias. La sala está llena hasta completar el aforo… y bastante más. Junto a Cristina hay dos músicos: María Lindo (oboe y corno inglés) y Ander Perrino (contrabajo alucinante).

La música se mezcla feéricamente con las palabras, bajo la luz insuficiente del escenario el rostro de Cristina Sánchez-Andrade se convierte en un millar de rostros, los de todos sus personajes y también muchos otros.

La presentación dura más de una hora, pero parece un suspiro. El niño que comía lana, el primer libro de cuentos de Sánchez-Andrade ya está en librerías y muchos otros sitios. Por supuesto todos los relatos pueden leerse como historias independientes perfectamente cerradas, pero los personajes saltan y se repiten a lo largo de los cuentos. Así que para mí será también una novela, como ya he dicho al principio; espero que a nadie le moleste que me permita ese pequeño capricho.

Felicidades a la autora, a Slanzi (por la energía y pasión que le puso al acto) y a todos cuanto han hecho posible que exista este nuevo y seductor libro.

 

(Mecanografía: LFM)

(Fotos: Daniel Fenix)

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl juego sucio de Borrell contra Puigdemont
Artículo siguienteHacia una sanidad empática y comprometida con sus mayores
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre