El diccionario de la Real Academia Española, define el término ‘pastelería’ como el arte de trabajar pasteles. Del mismo modo que la arquitectura es el único arte dónde se puede vivir, la pastelería es el único arte que nos deja saborearlo. La primera edición de Inspira 18, evento creado por y para maestros pasteleros, nos ha permitido entrever los secretos de este arte.

Durante esta primera edición de Inspira 18 los asistentes pudieron saborear 8 elaboraciones ideadas por maestros pasteleros de la multinacional T 500 Puratos. En total fueron cuatro maestros: Santiago Sánchez López, un salamantino que usa la pasión como ingrediente estrella; Jordi Verdaguer, quien asumió la misión de finalizar las elaboraciones en directo; Ricard Fernández y Josep Ramón Cuadros, que a pesar de no asistir al evento su trabajo quedó reflejado en cada cucharada.

Los invitados fueron seleccionados minuciosamente por su afán de superación y su inclinación por llevar su oficio a su máximo esplendor a través de la innovación. Ya desde la primera elaboración, quedaron convencidos de que había merecido la pena trasladarse hasta el Hotel Nuevo Boston de Madrid para presenciar las capacidades de un arte ilimitado.

A la izquierda, Santiago Sánchez López sosteniendo el recetario con las elaboraciones del evento y a la derecha, Jordi Verdaguer, finalizando la tarta “Uluru”.

La primera elaboración esta inspirada en el “Uluru”, uno de los mayores manolitos del mundo, situado en Australia. Su aspecto sombrío y robusto guarda en su interior un mousse de praliné de avellana y chocolate con leche, una fina lamina de melificado de albaricoque con bergamota y una base de bizcocho de praliné de avellana. El pastel se corona con un arrugado de chocolate realizado con Belcolade Noir Selection J CT.

Uluru.

La segunda receta aparenta ser una bomba de chocolate, aunque sorprende cuando sus ingredientes se fusionan en nuestro paladar. Es en ese momento cuando la acidez de la naranja y el espesor del chocolate se unen para ofrecer una sensación única. Es “Nari», palabra que significa “fragancia” y que es la raíz de la palabra “naranja” en castellano. Una inspiración basada en lo campos de naranjas y de cacao. Jordi Verdaguer, culminó la pieza barnizando la esfera con chocolate y colocando una hoja de chocolate color cobre en la cima. “Nari» está inspirada en los campos de naranjas y de cacao, y guarda en su interior la esencia de ambos productos.

Nari.

 La velada la amenizaron los pasteles y tartas que entre elaboración y elaboración alguno se dejó probar. Los maestros pasteleros, tuvieron la dulzura de ofrecer a sus invitados cuatro degustaciones de algunas de las elaboraciones. Antes de dar paso a “Egeo”, los allí presentes captaron el mensaje de Inspira 18 saboreando la fusión de sabores de “Nari”.

“Egeo” sorprende por su originalidad. Transmite frescura y es un ejemplo de lo que la innovación es capaz de hacer con este oficio. Su efecto espejo y su acabado en veteado son dos técnicas novedosas que los maestros quisieron compartir con el resto. Inspirada en el mar Egeo, ofrece los distintos azules que la atmósfera mediterránea Griega esconde. Asimismo, su sabor protagonizado por el clásico yogur y un toque fresco de arándanos, nos traslada a la isla.

Jordi Verdaguer aplicando el veteado para finalizar “Egeo”

El nombre de “Malibú” nos traslada al verano, nos recuerda al coco y podemos casi oler la frescura que emana. Esta elaboración, incapaz de dejarnos indiferentes por su efecto aterciopelado y su color intenso, ha exprimido la ciudad de Malibu, Los Ángeles, hasta conseguir plasmar sus sabores tropicales. El coco y el licor de Malibú son sus ingredientes estrellas. Su suavidad y esponjosidad contrastan con la rigidez del coco rallado ofreciendo a quien lo deguste una experiencia sin igual. Un hecho, que pudieron comprobar los pasteleros presentes gracias a la degustación que compartieron durante el evento.

Malibú.

Cuando creíamos que la pastelería no era capaz de llegar más alto, los 4 maestros de Puritos volaron hasta el cielo para crear la quinta elaboración: Cirrus. Inspirada en las nubes, el merengue es su carta de presentación. Sí abrimos la carta, una capa de nata avainillada nos presentará el relleno de Lemon Pie seguido de frambuesa y finalmente firmada por una base de pistacho.

Cirrus.

Las lagrimas de San Lorenzo, son una lluvia de meteoritos, también denominadas Perseidas y con una luz que han servido de inspiración para esta elaboración. La “Perseida”, fue otra de las elaboraciones que se ofrecieron para su degustación. Rellena de mousse de piña, guarda en su interior piña natural caramelizada y reposa sobre una capa de bizcocho de zanahoria y base brisa.

Perseidas.

 

Después de haber volado, bajamos a la tierra y aterrizamos en Japón para apreciar la majestuosidad del Monte Fuji e intentar plasmarla en la penúltima elaboración. Para Monte Fuji han utilizado una fruta cítrica tradicional del país: el yuzu. Físicamente, recuerda a un volcán. La cámara magmática corresponde a un cremoso de pasión y yuzu, la chimenea principal es un relleno de mousse de chocolate con leche y en el cráter reposa un trozo de pan de oro.

Monte Fuji.
Magma.

La última en aparecer fue Magma, una elaboración que nace del interior de la Tierra. Su color y su armoniosa presentación conquistaron a los allí presentes. Su propia apariencia la eleva del mismo modo que el magma emerge hacia la superficie: de manera tajante y con poderío. A pesar de su aspecto agresivo, dentro guarda un suave mousse de chocolate blanco dividido por un gelificado de cereza roja.

El impecable acabado de las 8 elaboraciones que se presentaron durante Inspira 18, fueron posible gracias a la actuación en directo de Jordi Verdaguer siguiendo las indicaciones de Santiago Sánchez y al trabajo de Ricard Fernández y Josep Ramón Cuadros como maestros pasteleros de T 500 Puratos. Puratos ayuda a panaderos, pasteleros y chocolateros a encontrar los mejores productos e ingredientes para mejorar la calidad de los productos horneados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =