Me duele la sociedad actual, porque como simplotes hemos creído que la Historia no se repetía pero es un bucle y no hace falta ser muy avispadas para darnos cuenta de dónde estamos en esta curva urobora; recuerdo esa cita espuria de Brecht (la wiki la atribuye a Niemöller) que decía aquello de que vinieron primero por los… pero como yo no era… y así hasta que nos matan. En ello andamos, porque abundan a nuestro alrededor dos especies: los neutrales, que jamás toman partido, en nombre de una supuesta equidistancia que les mantiene en el justo medio entre nazis y judíos; y los pacíficos defensores de lo que hay, dispuestos veladamente a amenazarte por intolerante si no te callas o no cedes ante sus fanatismos irracionales y antidemocráticos, eso sí: en nombre de la democracia y la lógica milagrera. La sinrazón campa.

Oye uno con desasosiego a gente que se pregunta retóricamente cuáles son los motivos de la huelga del viernes 8 de marzo… y con más zozobra a otros que acusan de politizar una lucha que no es de partidos, dicen. Que los partidos arrimen el ascua es inevitable, no es para asustarse; pero afirmar que no es político el feminismo, es autoengañarse para pertenecer a unos de esos dos grupos citados arriba, porque la lucha feminista hoy va a terminar sustituyendo a la izquierda tradicional, es la verdadera lucha subversiva de nuestra época; la idea de que un paro femenino total hace detenerse a la economía mundial es la clave, porque el capitalismo hunde sus raíces en la explotación de quienes sólo poseen su capacidad de producir (no de invertir) y las mujeres del planeta componen mayoritariamente esa clase, porque muchísimas son las pobres entre los pobres.

Para empezar, sin el soporte familiar que han sido y son: los rendimientos del trabajo (los salarios y las riquezas de las plusvalías) jamás habrían llegado a estructurar la economía como hoy la conocemos; pero si añadimos a ello la explotación añadida de los cientos de países en los que las niñas y sus madres son víctimas desde todos los puntos de vista de sus propios padres o sus maridos, lugares en los que la jornada laboral de unas no acaba jamás y la de los otros no empieza apenas, la economía mundial pende de las hembras, o lo que es lo mismo: el capitalismo es lo que es por la explotación planetaria de las mujeres.

Una toma de conciencia de esto cambiaría radicalmente las sociedades; un cambio educativo real en la dirección de la diginidad femenina sería una revolución económica sin parangón histórico. Tranquis. No va a ocurrir. Porque toda la economía del orbe terráqueo está justificada por los valores tradicionales de la familia, y sin madre-sacrificial no existe la familia (¿entienden ahora porque la derecha y sus más allá defienden la idea de familia tradicional?), hay una relación intrínseca en la explotación económica y la riqueza y el sometimiento de las mujeres, por eso asusta el feminismo, porque es verdaderamente subversivo, por eso la pusilanimidad autosatisfecha no quiere esta huelga…

Porque la gente de bien sabe, en el fondo, que su convocatoria no es sólo una lucha por la igualdad de género; en países como España la desigualdad legal es casi imposible y, sin embargo, la real, la cotidiana es un hecho consumado en la brecha salarial, el techo de cristal, las desproporción entre rendimiento académico y cargos directivos, cargos universitarios o responsabilidades investigadoras, las cifras son un escándalo (sin entrar en otros abusos); la desigualdad fáctica constituye la base de dominios que no sólo abarcan lo personal sino también la rentabilidad del trabajo, de las grandes empresas, de esos machotes que todo lo dirigen para sus estúpidos lujos inútiles.

Si la mujer despertara y con ella los hombres dispuestos a perder la propiedad de sus vidas, la Tierra sería otra. Por eso iré a la huelga el día 8 de marzo de 2019.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa dieta: el secreto de los poderosos gladiadores romanos
Artículo siguienteMujer multidimensional
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

1 Comentario

  1. Está usted sembrado!
    Que Dios le guarde muchos años esa claridad de mente que tiene, que seguramente nadie le ha regalado.
    Enhorabuena!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre