Patricia Ramírez, la madre del pequeño Gabriel, por cuyo asesinato se celebra desde la semana pasado el juicio contra Ana Julia Quezada, solicita que se actúe urgentemente en “la adopción de un pacto de Estado que prohíba expresamente emitir los contenidos relativos a cómo murió mi pequeño y qué le hicieron”.

La mujer que se ganó el corazón de España por su actitud ante el momento más tráfico de su vida, pide enérgicamente que “se proceda a las sanciones oportunas en los casos que están siendo vulnerados los derechos de mi hijo Gabriel”, “desobedeciendo de manera clara y expresa a todas las recomendaciones que se han hecho para evitar este circo mediático y el daño irreparable a su memoria y nuestra familia”, afirma.

En una carta de la propia Patricia enviada a los medios, ruega se respete “la necesidad y el derecho que tenemos como padres a que no se publiquen aquellos aspectos morbosos sobre cómo murió”.

La madre del niño almeriense que tuvo durante doce días en vela a toda una sociedad hasta que se tuvo constancia de que había sido asesinado, insiste en que “se retiren y no publiquen, ni repitan más cómo nos lo arrancó de nuestras vidas”.

Destrozan la imagen

A su juicio, estas publicaciones responden a beneficios de “titulares carentes de sensibilidad que aludiendo a su autopsia vulneran los derechos fundamentales destrozando la imagen de un menor, mi hijo de ocho años”.

Patricia Ramírez insiste en que “el hecho de que la información exista no les habilita para destrozar la imagen de mi pequeño”.

Según explica, la Jueza ha dictado puerta cerrada para proteger nuestro derechos en las periciales que afectan a su imagen y nuestra intimidad,

La madre de Gabriel pide que “¡Respeten a la justicia!, ruego respeten el procedimiento judicial, ruego respeten el derecho a vivirlo con dignidad”.

Patricia Ramírez ruega a los medios de comunicación de manera expresa “que cumplan con esta sociedad y dejen de emitir información sobre cómo murió y el trato humillante que recibió”. A su juicio, “los códigos deontológicos del periodismo son bien claros a este respecto sólo tienen que aplicarlos”.

Reconoce en su carta llena de dolor que “no tengo fuerzas para asistir al juicio, no quiero entrevistas ni medios de comunicación, y me están obligando a salir como madre en el deseo primario de proteger a mi hijo haciendo aún más difícil nuestro transitar”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEstado de Emergencia Feminista
Artículo siguienteEspaña capital…
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre