La luna llena en Madrid, captada por Agustín Millán.

La Luna llena nos roba horas de sueño y hace que nos durmamos más tarde y por menos tiempo. Así lo demuestra un estudio científico, que revela que el sueño humano está sincronizado con las fases de la Luna y que esta sincronización es independiente de las diferencias étnicas o culturales. Incluso, se produce en lugares con contaminación lumínica, según informa la agencia DiCYT.

Las personas se duermen más tarde y duermen menos tiempo en las noches previas a la Luna llena, cuando su luz inunda el cielo nocturno después del anochecer, según un análisis de patrones del sueño realizado entre 98 indígenas argentinos rurales y urbanos y 464 estudiantes universitarios urbanos de los Estados Unidos.

Los hallazgos sugieren que el sueño humano está sincronizado con las fases de la Luna independientemente de las diferencias étnicas o culturales, y se produce incluso en lugares donde la contaminación lumínica eclipsa a la luz de la Luna.

Para abordar esta cuestión abierta, los investigadores emplearon actimetría de muñeca para medir los ciclos de vigilia y sueño durante uno a dos meses en tres comunidades indígenas Toba de Argentina: una comunidad urbana con acceso completo a la electricidad, una comunidad rural con acceso limitado a la luz eléctrica y una comunidad rural sin electricidad. 

En todas estas comunidades, los patrones de sueño estaban claramente modulados por el ciclo lunar, y la duración del sueño de cada persona variaba entre 20 y 90 minutos a lo largo del ciclo. Los participantes se fueron a dormir más tarde y durmieron menos de 3 a 5 días antes de la Luna llena. 

Peor si se vive sin luz eléctrica

Los investigadores también observaron que los grupos con menos acceso a la luz eléctrica se vieron más afectados por los cambios en la luz de la Luna, y que las personas de las comunidades sin electricidad durmieron 25 minutos más en las noches sin tanta luz. Por el contrario, las personas con acceso limitado a la luz eléctrica durmieron 19 minutos más y las que tenían acceso total a la electricidad durmieron 11 minutos más. 

Los investigadores también analizaron el sueño de estudiantes de pregrado de la Universidad de Washington, encontrando inesperadamente patrones de sueño dependientes de la Luna similares a los de las comunidades Toba, pese a encontrarse en este gran entorno urbano. 


«Aunque aún no se ha determinado el verdadero valor adaptativo de la actividad humana durante las noches de Luna llena, nuestros datos parecen mostrar que los humanos, en una variedad de entornos, son más activos y duermen menos cuando la luz de la Luna está disponible durante las primeras horas de la noche», concluyen los investigadores.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl paro crece en 76.216 personas en enero
Artículo siguienteEducación lanza nueva web sobre el Programa de idiomas con Reino Unido, Francia, Marruecos y Portugal
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre