Sostenemos la bandera de la libertad con osadía y rabia, blandiendo todo ego de heroicidad, pero ¿y dónde nos posicionamos después de enrollar y guardar la bandera?

La exigencia de que se cumpla nuestro derecho a la libertad, nuestro derecho a decidir o a no decidir, en ocasiones está en discordia con nuestra benevolencia o aceptación con la libertad de otros, porque sencillamente no está englobado dentro nuestro ideario, de nuestra perspectiva personal para entender y observar.

La libertad exigida no debe ser carcelera de la libertad de otros. La aceptación de la libertad del otro no debe arrebatar nuestra propia libertad. No debemos ser carceleros de libertades de otros, pero tampoco, presos de dichas libertades.

Nuestra libertad debe ser el valor que valida la libertad del otro. Y la valida no solo desde nuestra propia decisión, también, y muy importante, que la aceptación de la libertad del otro no condena la nuestra.

La libertad es una bandera que siempre enarbolamos, y lo hacemos en cualquier situación, pero ese ejercicio de reclamar el derecho a la libertad propone como todos los derechos, un deber responsable: No atrapar la libertad del otro con nuestra libertad, y empero, e igual de importante, siendo como somos protagonistas de nuestras propias vidas y nuestros propios actos, no quedar desahuciado de nuestra libertad al aceptar la libertad del otro.

Y, entonces, ¿cómo posicionarnos? ¿Cómo sostener en el tiempo un equilibrio tan fácil de diagnosticar teóricamente pero tan difícil de practicar de manera constante? Probablemente, no exista una solución ni una línea que maneje a cualquier individuo como si todo se tratara de un manual para construir una edificación, o como un libreto de navegación que dirija la embarcación hasta puerto seguro; probablemente, cada libertad debe aprender a vivir con otras libertades, crecer y maridar. Dar un paso atrás cuando la propia libertad aprese a otra libertad, y dar un paso adelante cuando otra libertad intente apresar la nuestra.

Compartir
Artículo anteriorNunca lo hubiéramos imaginado
Artículo siguienteCoronavirus de vacaciones
Escritor. En el 2003 publica el entrevero literario “El dilema de la vida insinúa una alarma infinita”, donde excomulga la muerte a través de relatos cortos y poemas, todas las muertes, la muerte del instante, la del cuerpo y la de la mente. Dos años más tarde, en 2005, sale a la luz su primera novela, “El albur de los átomos”. En ella arrastra al lector a un mundo irracional de casualidades y coincidencias a través de sus personajes, donde la duda increpa y aturde sobre si en verdad somos dueños de los instantes de nuestra vida, o los acontecimientos poco a poco van mudando nuestro lugar hasta procurarnos otro. En 2011 publica su segunda novela, “Historia de una fotografía”, donde viaja al interior del ser humano, se sumerge y explora los espacios físicos y morales a lo largo de un relato dividido en tres bloques. El hombre es el enemigo del propio hombre, y la vida la única posibilidad, todo se articula en base a esta idea. A partir de estas fechas comienza a colaborar con artículos de opinión en diferentes periódicos y revistas, en algunos casos de manera esporádica y en otros de forma periódica. “Vieja melodía del mundo”, es su tercera novela, publicada en 2013, y traza a través de la hecatombe de sucesos que van originándose en los miembros de una familia a lo largo de mediados y finales del siglo XX, la ruindad del ser humano. La envidia y los celos son una discapacidad intelectual de nuestra especie, indica el autor en una entrevista concedida a Onda Radio Madrid. “La ciudad de Aletheia” es su nuevo proyecto literario, en el cual ha trabajado en los últimos cuatro años. Una novela que reflexiona sobre la actualidad social, sobre la condición humana y sobre el actual asentamiento de la especie humana: la ciudad. Todo ello narrado a través de la realidad que atropella a los personajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here