Se llama Tonka Tomicic y ha dado una lección al periodismo desde la dignidad. Ojalá aprendieran de ella en España, donde al fascismo se le está aplaudiendo y poniendo alfombras rojas en televisiones y medios de comunicación que, por mucho que disimulen, muestran sus costuras (y las de sus accionistas). 

Ocurrió en una tertulia hace tres días. En el programa matinal «Bienvenidos» contaba con la presencia de Hermógenes Pérez de Arce, tras defender la dictadura de Pinochet y hacer una serie de afirmaciones que descalificaban la realidad aberrante que habían sufrido familiares directos de los allí presentes.

La presentadora, Tonka Tomicic fue tajante e invitó a abandonar el programa al ultra derechista. Un gesto de dignidad que honra a la periodista y deja en evidencia a tantas otras que ocupan horas de televisión en España y no son capaces ni siquiera de tener el más mínimo respeto por los Derechos Humanos, por la defensa de la memoria histórica.

Me ha parecido un digno ejemplo y la constatación de que no todo está perdido, aunque nos pille lejos, pues tenemos que mirar a Chile para encontrar a una mujer que planta cara al fascismo y a su manera de reescribir la historia.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 4 =