La joven detenida en León por envenenar con escopolamina (llamada burundanga) a siete personas, entre ellos su abuelo de más de 90 años y a una amiga de su edad, es una adicta del póker online, que fue su perdición.

La estafadora de 24 años vivía en un barrio acomodado de León, era una buena deportista. Llego a jugar a gran nivel en una la selección Regional Femenina en Castilla y León. También era una buena estudiante.

Pero tenía un lado oscuro. Era una a dicta al juego online. Jugaba sin control, su dinero y el que no tenía, el de su familia y amigos. Actualmente se encuentra presa en la cárcel de León, donde según otras internas, ha vuelto a las andadas y a jugar al póker. Pero hace unos meses llegó a estafar más de 41.000 euros a amigos y miembros de su familia.

La escopolamina se sigue utilizando a nivel de violaciones, robos y hasta muertes. Es conocida como la burundanga: Se trata de un alcaloide tropánico extremadamente tóxico que se encuentra como metabolito secundario en determinadas plantas.

Se usa desde hace siglo para fines rituales, en chamanismo y en brujería. Actualmente se ha denunciado su utilización en delitos como robos o violaciones.

La autora de estos envenenamientos habría sustraído a sus víctimas más de 41.000 €

La droga se extrae de una planta conocida como Datura Estramonio, de aspecto ornamental. De las ramas florece una flor blanca y acampanada y unas semillas compuestas de dos alcaloides, la hiosciamina y la escopolamina. La escopolamina es un relajante extremo cuyo principio activo, mezclado con diferentes químicos, da lugar a la burundanga.

La detenida gracias a sus mentiras ayudó a la Guardia Civil a dar por concluida la operación BLACK. La autora de los envenenamientos presentó denuncia por haber sufrido una supuesta extorsión a manos de dos individuos que le exigían una deuda de más de 200.000 €.

La estafadora era muy minuciosa falsificando documentos e inventándose historia creíbles para cada una de sus víctimas. La mujer durante la presentación de la denuncia entró en numerosas contradicciones que hicieron pensar a los investigadores desde el primer momento que se encontraban ante una denuncia falsa.

Tras esta denuncia, se pudieron conocieron cuatro casos de envenenamiento por escopolamina e que habían ingresado en diversas fechas en el Centro Hospitalario de León. Todas las victimas presentaban síntomas similares (midriasis arreactiva, sequedad bucal, dificultad de coordinar movimientos y habla, disminución de la consciencia y lo más importante, cierto nivel de amnesia), y que además habían notado la desaparición durante el episodio de una cantidad de dinero.

Estos casos pusieron en alerta a los investigadores quienes, tras realizar averiguaciones de lo ocurrido en los momentos anteriores a cada uno de estos episodios clínicos y analizarlos en conjunto junto con el equipo médico del Centro Hospitalario de León, llegaron a determinar que el nexo común de todos ellos era la presencia de la autora momentos antes de comenzar la aparición de  los síntomas. 

Los ataques se caracterizan por su total premeditación y preparación minuciosa

En enero de este año ingreso en el Centro Hospitalario de León de última víctima, en este caso en estado grave (se llegó a temer por su vida), con resultado positivo en el análisis de escopolamina, y a la que le habían sustraído más de 1.400 €. En todos los casos el nexo de unión era la mujer.

El Juzgado de Instrucción número 2 de los de León, autorizó el registro en el domicilio de la presunta autora, donde se incautaron la sustancia utilizada, así como de los correos electrónicos que probaban que ella adquirió la sustancia y donde. Tras analizar los documentos encontrados, se han conseguido numerosas pruebas de la adquisición por la supuesta autora de la escopolamina y de la preparación de los escenarios para la comisión de sus ataques creando sus propios croquis, falsificando los documentos que amparaban las historias que comentaba a sus víctimas. Se ha llegado a conocer que falsificó hasta un billete de avión para hacer creer a una amiga que lo había adquirido y así robarla el dinero.

Tras la detención y puesta a disposición judicial de la investigada, la Magistrada Juez decretó su ingreso en prisión preventiva. Se le imputa el envenenamiento con “escopolamina/burundanga” de 7 víctimas, dos de ellas intoxicadas en dos ocasiones. Todas ellas tuvieron que ser ingresadas en el Centro Hospitalario de León, tres en estado grave, habiéndose temido por la vida de una de ellas. El montante total sustraído durante estos hechos asciende a más de 41.000 €.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre