El Tribunal de Justicia de CLM ha observado en los registros civiles un desproporcionado incremento en las defunciones

La Consejería de Sanidad de Castilla La Mancha ha presentado unas cifras que no terminan de encajar con otros hechos que están sucediendo en la región castellano manchega.

Las cifras que maneja el Tribunal Superior de Justicia son de 1921 casos frente a los 1.132 que reportaba la Consejería de Sanidad.

El pasado sábado, desde el Ministerio de Justicia se emitió una instrucción a los registros civiles pidiéndoles los datos diarios para poder conocer las cifras reales de fallecimiento. Lo mismo ha hecho el TSJCLM, que ha apreciado un desproporcionado incremento del número de licencias de enterramiento y defunciones con las consiguientes dificultades en la gestión de los trámites para la inhumación de los cuerpos. Notaron que había muchos fallecidos por neumonía a los que no se les había sometido ningún test.

Los datos muestran que, respecto al año anterior estaríamos, en regiones como CLM duplicando los datos: “las defunciones en Castilla La Mancha en marzo de 2020 se han incrementado en un 96,3% respecto a las ocurridas en el mismo periodo del año anterior. Concretamente, los registros civiles de la región han expedido durante el pasado mes de marzo un total de 3.319 licencias, cuando el año pasado eran 1691”, señala el tribunal. Con estos datos se muestra la magnitud de la peligrosidad de la pandemia en una de las regiones más sacudidas, debido entre otras cuestiones a la media de edad de la región.

Su cercanía con Madrid también genera un peligro y el tribunal analiza los datos por provincias

Albacete: se han dado 786 licencias de enterramiento. 324 fueron para confirmados o sospechosos de COVID-19.

La cifra oficial desde el gobierno regional decía 148

Ciudad Real: se dieron 1.163 licencias de enterramiento. 852 eran sospechosos o confirmados por COVID-19.

La cifra oficial que se dió fue 218

Toledo: Se dieron 752 licencias de enterramiento. 338 eran casos sospechosos o confirmados por COVID-19.

La cifra oficial que se dio desde el gobierno fue de 181.

Cuenca: se dieron 308 licencias de enterramiento. Los casos sospechosos o confirmados fueron 185.

Las cifras que dieron desde el gobierno fueron 64.

Guadalajara: se han dado 337 licencias de enterramiento. Los sospechosos y confirmados por COVID-19 han sido 222.

Las cifras oficiales que se dieron desde el gobierno fueron de 97

Muchas de las personas fallecidas no han sido sometidas a ningún test que pueda acreditar el contagio, si bien, según señala el Tribunal, muchos de los casos responderían a los síntomas de la patología y esta sería causa principal o determinante de la misma. Debido a los altos números en las licencias por defunción, el presidente del Tribunal abrió una investigación sobre esta cuestión.

Desde el gobierno de Castilla La Mancha han respondido deseando que se realicen estos seguimientos en todas las regiones, apuntando al hecho de que en esta región se trabaja en base a los protocolos establecidos.

No obstante, al comienzo del estado de alerta, desde la Consejería de Salud se emitió una nota que aclaraba el fallo en los datos oficiales de los servicios de Cuidados Intensivos, algo que se alertó por parte de los profesionales, nada más comenzarse el reporte de datos por provincias. Desde entonces, ha sido diaria la queja por parte del personal sanitario, que ha denunciado en diversas ocasiones que no se estaba contabilizando la realidad que vivían cada día, atendiendo a pacientes en sus domicilios y en muchos casos en los que no se estaban realizando test.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre