Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias del Gobierno andaluz.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, aseguró este viernes que la Junta de Andalucía «está poniendo toda la carne en el asador» en la crisis de la listeriosis y el consejero de Salud, Jesús Aguirre, añadió que su departamento está trabajando «de forma proactiva» contra un brote alimentario que ha causado ya cinco alertas sanitarias desde el 15 de agosto, el cierre de actividad de tres empresas cárnicas, la muerte de tres personas, al menos siete abortos, más de 215 enfermos y unos 2.000 afectados. Pese a ello, 24 horas después de decretar el cierre de la fábrica gaditana Sabores de Paterna tras hallar de carambola la bacteria de la listeria en uno de los cinco lotes analizados tras una falsa alerta de un joven madrileño, la Consejería de Salud oculta cuándo realizó la última inspección alimentaria a esta fábrica que lleva trabajando en el pequeño municipio gaditano de Paterna de Rivera desde hace más de una década.

Sólo la falsa alerta de un joven madrileño con gastroenteritis permite localizar el positivo en listeria en la cárnica gaditana

El propietario de la cárnica gaditana, Bartolo Rodríguez, no se cree el positivo dado a la Junta en listeria por uno de los productos de su empresa y ha encargado un análisis independiente. Sabores de Paterna, mientras tanto, está incumpliendo la ley de seguridad alimentaria al no informar a sus clientes de la alerta decretada por la Administración autonómica, según informa la asociación de consumidores FACUA.

El máximo responsable de la cárnica gaditana niega cualquier vínculo con la sevillana Magrudis, después de que el consejero de Salud anunciara este viernes que cruzaría todos los datos disponibles de ambas empresas por si hubiera alguna relación. La Junta decretó a media mañana de este viernes la paralización de la actividad de Sabores de Paterna y la retirada de toda su producción, que se ha distribuido en Madrid, Huelva, Cádiz y Málaga. Todo ello sin informar al Ministerio de Sanidad. La ministra María Luisa Carcedo reconoció el viernes por la noche que conoció esta nueva alerta sanitaria en Andalucía a través de los medios de comunicación.

Categoría de riesgo desconocida

La Consejería de Salud tampoco ha facilitado por el momento en qué categoría de riesgo se halla encuadrada esta empresa familiar,  un dato fundamental para conocer si las inspecciones sanitarias de la Junta -a quien corresponde en este caso el control y supervisión de las empresas alimentarias, a diferencia del caso de Magrudis, que recae en el Ayuntamiento de Sevilla- cumplen los requisitos legales en seguridad alimentaria.
En el caso de Magrudis, el Ayuntamiento de Sevilla ha cometido numerosas irregularidades en este sentido y solo realizó dos inspecciones. Además clausuró la fábrica casi medio mes después de decretada la primera alerta por la Junta.

A diferencia de la Junta en el caso de Sabores de Paterna, el Ayuntamiento de Sevilla sí dio a conocer inmediatamente las inspecciones realizadas y la categoría de riesgo de Magrudis, según ha recordado este sábado el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez.

1 Comentario

  1. Como decía, la prevaricación lo cubre todo, con una cubierta de dudas. Dudas más que justificadas. Desde la defenestración de la legalidad republicana todo, han sido mentiras, amenazas y terrorismo, más o menos judicial. Amparados por las sombras policiales y para-policiales.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre