Comienza la campaña electoral. Como ya sucediera en las elecciones del 21 de diciembre de 2018, comienzan a prohibirse manifestaciones públicas de apoyo a los presos políticos o al independentismo. Esta vez la Junta Electoral responde a una denuncia interpuesta por la formación política de Ciudadanos, que en una intervención en el pleno del Parlament, a través del diputado Carlos Carrizosa, amenazó al Presidente Torra de denunciar a la Generalitat si no se retiraba el lazo amarillo que se encuentra en el balcón del Palau de la Generalitat, en la Plaza Sant Jaume.

Hoy lunes la Junta Electoral ha informado a la Generalitat de que los lazos amarillos han de ser retirados de los edificios públicos en un plazo de 48 horas, así como las banderas esteladas. Desde la JEC se ha indicado que se trata de «símbolos partidistas utilizados por formaciones que con curren a las elecciones».

La JEC explica que, como quiera que los lazos políticos simbolizan el apoyo a los presos políticos y éstos están concurriendo a las elecciones, el uso de estos símbolos supondría un apoyo de carácter partidista.

En este sentido, hay que recordar que ayuntamientos como el de Barcelona, donde gobierna Ada Colau, de la formación de En Común Podem (que no es independentista y no tiene a ningún miembro de su formación en prisión), también tiene un gran lazo amarillo en su fachada en muestra de solidaridad y denuncia por la represión que están sufriendo los presos políticos.

Respecto a la celebración de ruedas de prensa del Consejo de Ministros, tal y como ya te hemos avanzado hoy, la JEC ha dado luz verde para que puedan seguir celebrándose.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre