Reconocido el autor en su obra, pocas por no decir ninguna, son las esperanzas que caben ser albergadas por aquellos que, otrora expertos, se revuelven hoy inquietos en la metáfora de volver a ser tenidos por ignorantes; pues si bien es sabido que toda revolución ha de cobrarse sus víctimas conceptuales, no es sino constatable la certeza de que en el frenesí que ha de ser propio a tal ambiente, numerosos y trágicos habrán de ser los acontecimientos llamados a ver arder en infaustas hogueras a los tenidos por imprescindible colaterales.

Y en todas, como siempre, la perpetua sensación de inexorabilidad con la que la Historia disfraza su desnudez, otrora símbolo de sinceridad. Una desnudez que se tornaba en pureza, y que permitía atisbar desde cualquiera de sus salientes, todas y cada una de las prestancias a las que cuando más y cuando menos había de tender, simulando cuando menos una suerte de complejidad bruñida destinada a deslumbrar a los mirones, en un ejercicio tal vez doloroso, pero siempre necesario, toda vez que llegados los grandes momentos, los mejores han de ser llamados a ocupar los mejores lugares, siempre con el ánimo de disputar la que cronológicamente ha de ser la última batalla, si bien todos igualmente sabemos que la contingencia del Hombre queda facultada en la carga de necesidad que algunas de sus acciones han de suscitar, hoy, como siempre.

Es desde esa perspectiva, la que posee la mejores vistas, la que objetivamente afronta al Hombre con el horizonte, y que subjetivamente le enfrenta con sí mismo, desde donde creemos una vez más no será osado suponer al Hombre Moderno capacitado para entender que en este permanente pleonasmo en el que se ha convertido el devenir político, muchos son los que empezamos a sentirnos manifiestamente desolados; pues constatamos hasta qué punto la retórica sustituye a la dialéctica, quién sabe si preparando de nuevo el terreno a los Sofistas.

Hoy, como entonces, una forma de definir la locura es la que pasa por decir que loco es quien, no saciado de la reiteración, sigue esperando resultados diferentes a pesar de que es incapaz de introducir novedad alguna en aquello que lleva años desempeñando.

No siendo, en cualquier caso, necesario retrotraernos hasta los escenarios en los que Sócrates destripaba a los Sofistas, Será no obstante suficiente retroceder al periodo de entreguerras, y centrarse después en el que a título de corolario le es propio, para acabar emplazados en el terreno de los años cincuenta, allí donde algunos ven el germen de una teoría cada vez más aceptable y que viene a resumirse en una obertura llamada a decir que cada vez es más evidente la constatación de que los espacios llamados a albergar en Europa gobiernos de Izquierdas no dependerán sino del beneplácito que a tal efecto prodigue la Derecha.

Es desde la escenografía que tal manifestación proporciona, desde donde situaciones a priori incomprensibles y en las que bien puede quedar encuadrada la que hoy por hoy desangra a España, adquieren si no visos de realidades, sí cuando menos una suerte de potencialidad a la que era imposible acceder si en ello empleábamos sólo preceptos tradicionales, a saber, los que en la mañana siguiente a la jornada electoral eran esgrimidos por analistas, tertulianos y demás opinadores, los cuales partían todos de una verdad envenenada, la que resulta de pensar que actualmente la perspectiva aplicable a la interpretación que de la realidad se produce una vez aplicable el prisma de la ideología va a dar como resultado una imagen no sólo inteligible, sino a la postre, previsible.

La Ideología se descompone, como lo hace la luz blanca cuando atraviesa un prisma. Entonces, como ahora, llevó mucho tiempo y necesitó de mucha energía elaborar el contexto propicio capaz de asumir en toda su magnitud la belleza científica que aquel despliegue de colores proyectados, suponía.

Entonces, como ahora, la incapacidad para explicar los resultados del experimento estuvo a punto de echar a perder el que estaba llamado a ser uno de los mayores avances en su campo.

Hoy observamos cómo el desconcierto abruma. Los llamados a protagonizar el cambio, materializado en la necesidad de interpretar los resultados del experimento, son incapaces de traducir las consecuencias del mismo. Así con la imprudencia propia de los niños, son capaces a lo sumo de perfilar en la pared los retales que la nueva luz les regala, poniéndolo todo en peligro pues no aciertan a entender que todo, absolutamente todo, procede del ejercicio de interpretación que de la luz primaria se hace.

Mientras, como siempre, el mecenas que ha financiado el experimento, se frota las manos…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEspaña ofrece ayuda a los países más afectados por los incendios que están asolando la Amazonia
Artículo siguiente¿Invertiríamos con el consejo de administración de España, S.A.?
Natural de La Adrada, Villa abulense cuya mera cita debería ser suficiente para despertar en el lector la certeza de un inapelable respeto histórico; los casi cuarenta años que en principio enmarcan las vivencias de Jonás VEGAS transcurren inexorablemente vinculados al que en definitiva es su pueblo. Prueba de ello es el escaso tiempo que ha pasado fuera del mismo. Así, el periodo definido en el intervalo que enmarca su proceso formativo todo él bajo los auspicios de la que ha sido su segundo hogar, la Universidad de Salamanca; vienen tan solo a suponer una breve pausa en tanto que el retorno a aquello que en definitiva le es conocido parece obligado una vez finalizada, si es que tal cosa es posible, la pausa formativa que objetivamente conduce sus pasos a través de la Pedagogía, especialmente en materias como la Filosofía y la Historia. Retornado en cuanto le es posible, la presencia de aquello que le es propio se muestra de manera indiscutible. En consecuencia, decide dar el salto desde la Política Orgánica. Se presenta a las elecciones municipales, obteniendo la satisfacción de saberse digno de la confianza de sus vecinos, los cuales expresan esta confianza promoviéndole para que forme parte del Gobierno de su Villa de La Adrada. En la actualidad, compagina su profesión en el marco de la empresa privada, con sus aportaciones en el terreno de la investigación y la documentación, los cuales le proporcionan grandes satisfacciones, como prueba la gran acogida que en general tienen las aportaciones que como analista y articulista son periódicamente recogidas por publicaciones de la más diversa índole. Hoy por hoy, compagina varias actividades, destacando entre ellas su clara apuesta en el campo del análisis político, dentro del cual podemos definir como muestra más interesante la participación que en Radio Gredos Sur lleva a cabo. Así, como director del programa “Ecos de la Caverna”, ha protagonizado algunos momentos dignos de mención al conversar con personas de la talla de Dª Pilar MANJÓN. Conversaciones como ésta, y otras sin duda de parecido nivel o prestigio, justifican la marcada longevidad del programa, que va ya por su noveno año de emisión continuada. Además, dentro de ese mismo medio, dirige y presenta CONTRAPUNTO, espacio de referencia para todo melómano que esté especialmente interesado no solo en la música, sino en todos los componentes que conforman la Musicología. La labor pedagógica, y la conformación de diversos blogs especializados, consolidan finalmente la actividad de nuestro protagonista.

1 Comentario

  1. Todo se puede entender desde la perspectiva,para mí real,de que el psoe perdió hace mucho la «o» y está perdiendo a pasos agigantados la «s»,entendido el socialismo como movimiento social. La única y verdadera izquierda en España se llama Unidas Podemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =