El juez José De la Mata ha requerido al Canal de Isabel II el expediente para la adjudicación de los servicios de explotación de las estaciones depuradoras de aguas residuales de Madrid, en concreto sobre la Depuradora Viveros de la Villa. Este contrato es de 2007 y fue adjudicado a la sociedad Degrémont S.A por un importe de más de 7,5 millones de euros, según informa Europa Press. De esta manera, el magistrado de la Audiencia Nacional reactiva el caso de la caja B del PP, que siete años después de su estallido sigue dando que hablar.

Sobre este contrato, también sostiene el juez que existe “una correlación objetiva, subjetiva y temporal con una entrega de 35.000 euros registrada en la contabilidad gestionada por Bárcenas”. “Es destacable que Rafael Palencia [el empresario vinculado a Degrémont] señala que cuando se produjo la adjudicación, entregó 30.000 euros”, añade el juez en relación a una conversación grabada al empresario.

El tercer contrato que pide investigar De la Mata es el de mantenimiento y conservación de la estación regeneradora de aguas residuales EDAR La Gavia. En este caso, según el auto, el tesorero Luis Bárcenas puso en contacto al empresario Palencia, “donante de fondos a la formación política”, con la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid entre 2003 y 2007, Paz González, que era la entidad adjudicataria, siempre según Europa Press.

El empresario pretendía poder influir sobre esta adjudicación para su propio beneficio, en el sentido de que Degrémont fuera adjudicataria del servicio de mantenimiento y conservación en 2007, como lo había sido en 2006 formando una UTE con Dragados.

De la Mata prorrogó a finales de agosto el periodo de instrucción del caso conocido como los “papeles de Bárcenas” o la caja B del PP por la presunta financiación irregular del partido. Decidió “establecer el plazo de investigación judicial en esta causa en doce meses computados desde el día 29 de julio de 2020, de modo que el plazo ordinario de investigación judicial finalizará el día 29 de julio de 2021”.

Se da la circunstancia de que a través de las conversaciones intervenidas judicialmente entre el exministro Eduardo Zaplana y el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González en 2017 se conoció la existencia de una cinta en la que el empresario cuyo nombre sale a relucir en el “caso Bárcenas”, Rafael Palencia, e Ildefonso de Miguel, comentaban la supuesta financiación del Partido Popular. Cuando se tuvo noticia de esta cinta, el juez encargado de la instrucción de los papeles de Bárcenas practicó nuevas diligencias. Así, en noviembre de 2017 el juez de la Audiencia Nacional acordó citar como testigos a González, Zaplana, Javier López Madrid e Ildefonso de Miguel, entre otros, dentro de la pieza papeles de Bárcenas del caso Gürtel y en relación con la transcripción de unas conversaciones de las diligencias 91/2016 del Juzgado Central de Instrucción 6 (caso Lezo) cuyo testimonio ha sido incorporado a la investigación.

Fue La Sexta el medio que, en 2017, aireó las grabaciones, en las que por primera vez queda al descubierto la existencia de donantes y comisiones para el PP a cambio de adjudicación de obra pública. En uno de esos audios, fechados en junio de 2008 y tras una llamada de Luis Bárcenas al exgerente del Canal de Isabel II, Ildefonso de Miguel, este recibió a Rafael Palencia, un empresario y supuesto donante del Partido Popular. De Miguel mostró mucho interés en saber cómo era ese procedimiento de colaboración:

    −Ildefonso de Miguel: “¿Le entregas dinero? (a Bárcenas)”

    −Rafael Palencia: “Si, le entrego dinero”

    −Ildefonso de Miguel: “¿Y cuánto le cedes?”

    −Rafael Palencia: “Ah, bueno, pues yo periódicamente le entrego pues lo que normalmente… le entrego 35.000 euros”.

Lo que para Luis Bárcenas era “cariño” de los donantes, para el empresario Palencia era algo más: “Yo ayudo al partido en general para que el partido me ayude en general… en general”. Una ayuda “en general” para que le traten bien, pero después aparecen las comisiones por adjudicaciones:

    −Ildefonso de Miguel: “¿Y qué les das? ¿Un porcentaje? ¿Un 3% o algo así?”

    −Rafael Palencia: “En general sí, localmente un 2% o un 3%, lo que ellos quieran”.

El PP vuelve a estar en un grave problema, ya que detrás de esta maraña de negocios y nombres de la jet set madrileña todo apunta a un nuevo caso de financiación ilegal del partido. El enésimo, por mucho que Pablo Casado diga que todo aquello ya forma parte del pasado. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre