Foto: Carmen Marchena

Más de un centenar de personas asistieron críticas y vigilantes al arriado de la bandera LGTBIQ+ del Ayuntamiento de Cádiz. ¿El motivo? La resolución del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 1 de Cádiz, que dispone de la retirada de la bandera, como medida cautelar tras la denuncia presentada por la Asociación Española de Abogados Cristianos. No conformes con ello, han presentado una nueva querella contra el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’ “por desobediencia al no haber retirado pasadas las 72 horas la bandera LGTBI de la fachada del Ayuntamiento”.

La asociación de abogados ultraconservadores presentó una querella por prevaricación contra el Kichi “por colgar de la fachada del Ayuntamiento una bandera LGTBI”, ya que según la presidenta de la asociación, Polonia Castellanos, “una sentencia reciente del Supremo prohíbe la utilización de banderas no oficiales en el exterior de edificios públicos”, e insistió en una nota que “se trata del mismo caso que con las banderas independentistas. No se puede permitir que una administración coloque una bandera que sólo representa a una parte de la ciudadanía”.

La bandera, que se izó la semana pasada con motivo del inicio de la Semana del Orgullo, se arrió en la tarde de ayer para ser finalmente entregada a los colectivos y asociaciones LGTBIQ+ en el balcón del consistorio gaditano. La arcoíris se contoneó durante unos minutos a manos de los representantes y las representantes de los diferentes colectivos y asociaciones convocantes a la concentración –Cádiz Diversa, Aghois Cádiz y Cuerpos Periféricos en Red-, acompañados por el alcalde de Cádiz y la concejala de Feminismo y LGTBIQ+, Lorena Garrido. A continuación, bajaron a la Plaza de San Juan de Dios para leer el manifiesto que denunciaba “la instrumentalización torticera de la sentencia del Tribunal Supremo, que han hecho organizaciones ultraconservadoras como Abogados Cristianos para iniciar un proceso, primero simbólico y después real, de desalojo del colectivo lgtbiq del espacio público y de las instituciones”.

La proclama continuaba advirtiendo que “quienes afirman que el izado de la bandera LGTBIQ vulnera el principio de neutralidad ideológica, que debe regir en las instituciones olvidan que la no discriminación, la libertad sexual o el derecho a la propia personalidad que simboliza esa bandera son principios que responden a consensos democráticos que ha costado décadas alcanzar y que algunos se empeñan en arrebatarnos no solo al colectivo lgtbiq, sino al conjunto de la ciudadanía”. Por su parte, la concejala de feminismo y LGTBIQ+ destacó que “hechos como éste demuestran precisamente que es más necesario que nunca seguir izando banderas, seguir reivindicando el orgullo y seguir luchando hasta alcanzar una igualdad real». Y añadió: «En cualquier caso, que sepan Abogados Cristianos, Hazte Oír y Vox que seguiremos defendiendo los derechos del colectivo y peleando contra cualquier muestra de opresión».

Diego Boza de Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía confirmó la personación de la asociación en el contencioso abierto. “El izado de la bandera se trata de un acuerdo de pleno y por tanto es un acuerdo de la ciudadanía de Cádiz, una ciudadanía abierta y tolerante, que forma parte de lo que sería la obligación del ayuntamiento: impulsar la igualdad real”, explicó Boza. “No estamos hablando de ningún posicionamiento político, como dice aquella sentencia del Tribunal Supremo. Estamos hablando de una obligación constitucional derivada de los artículos 9 y 14 de la constitución, que establecen la necesidad de eliminar las trabas para la igualdad, también por razón de orientación sexual”, apostilló el representante de la APDHA en Cádiz. Boza concluyó reafirmando la total oposición a esta decisión judicial y “así lo vamos a plantear si se nos permite en los tribunales, para defender lo que entendemos debe ser un compromiso de los ayuntamientos, la lucha por la igualdad”.

El presidente de Aghois Cádiz, Jaime Zamora, atendió a Diario16 tras finalizar el acto y explicó conciso el motivo por el que se concentraban: “Estamos aquí para denunciar la retirada obligada de la bandera del orgullo en el Ayuntamiento de Cádiz”. Zamora señaló directamente a la ultraderecha española, aludiendo a VOX, como los artífices a través de Abogados Cristianos de estas acciones LGTBIfóbicas. “Queremos dejar claro que la ultraderecha no podrá con nosotros ni con Cádiz, cuna de la libertad, de la constitución y del movimiento LGBTI, que lleva 40 años de lucha en las calles”. Asimismo, el presidente de Aghois reconoció el apoyo incondicional del alcalde y su equipo de Gobierno “desde el primer momento”, y agradeció a la Fundación de la Mujer su colaboración con el trabajo de las asociaciones LGTBIQ+, a través de un proyecto pionero en España dedicado al colectivo.

Las asociaciones convocantes cerraron el acto manifestando que “el reconocimiento de los derechos LGTBIQ+, incluida la expresión de sentimientos individuales o colectivos en el espacio público y en las instituciones, no es solo una cuestión de justicia con una minoría, es también un imperativo democrático que ensancha la libertad de cada miembro de la sociedad”. Como colofón invitaron a la ciudadanía de Cádiz a teñir sus balcones y ventanas con los colores arcoíris de la bandera del orgullo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre