La internacionalización de la cuestión catalana

No se deje manipular. No se deje engañar. No permitamos que en este país tratar de cambiar las cosas para el bien de todos sea delito. Depende de usted también, querido lector. 

9

Cuando Carles Puigdemont decidió pasar la frontera rumbo a Bélgica hubo confusión. No se fugó porque no había contra él ningún tipo de orden judicial. Salió libre, como cualquier ciudadano europeo. 

En aquel momento algunas voces criticaban su decisión. Incluso desde las propias filas soberanistas hubo quien planteó dudas al respecto, pues mientras pasaban los días, algunos consejeros regresaban a España y eran detenidos y puestos en prisión provisional. No comprendían cómo algunos decidieron quedarse en Bélgica mientras otros «daban la cara».

Hoy es unánime entre los republicanos que la decisión de internacionalizar el conflicto fue acertada: si Puigdemont, Comin, Serret, Ponsatí y tantos otros hubieran decidido regresar a España para ser encarcelados, sus voces se habrían silenciado y habría sido imposible mostrarle al mundo lo que REALMENTE sucede aquí. Hoy es evidente que el bofetón que Alemania, Bélgica, Suiza y Escocia, así como Naciones Unidas y ayer la Comisión Europea le han dado al gobierno de España no habría sido posible si los líderes políticos soberanistas no hubieran dado el (valiente) paso de hacer las maletas. Si hubieran regresado, estarían en prisión y habría sido imposible poder contrastar el relato que está intentando vender el gobierno de Rajoy a través de sus voceros. No habríamos tenido alternativa y habría sido prácticamente imposible desmontar todas las mentiras que se están contando.

A pesar de que ayer se anunció la reunión de fiscales, la Comisión Europea fue contundente: Alemania estuvo acertada en su decisión de no entregar a Puigdemont. Y lo dijo sin ambages.

Ya puede España patalear, retorcerse, intentar negociar capturando ahora a personas que llevan libres un año en nuestra tierra para pretender forzar intercambios (como ha ocurrido con Falciani). Se está encontrando con respuestas contundentes por parte de la comunidad internacional: Desde el juez alemán (que por mucho que sea de una provincia es un juez y allí saben respetar a la administración de justicia), pasando por los jueces belgas o escoceses. Todas las respuestas que se están dando desde el plano internacional están siendo ponderadas, prudentes y sobre todo, algo que no está ocurriendo en España: garantistas. 

Ya lo dijo el juez de Bruselas cuando le tocó analizar la primera euro orden: la prisión provisional se ha de emplear en casos realmente delicados, cuando la seguridad de la ciudadanía corra peligro y cuando nos encontremos ante potenciales delincuentes peligrosos. De lo contrario, aplicarle la prisión a una persona sin todas las garantías legales puede ocasionar daños irreversibles. Dicho de otro modo: responden bien a ese criterio que define a los Estados Democráticos y de Derecho, ese que dice que es mejor tener a un culpable en la calle que a un inocente en la cárcel. No le digo ya nada sobre el hecho del peligro que supone tener a un inocente en la calle… 

Por desgracia la deriva en España nos muestra otra imagen: aquí prefieren tener durante más de seis meses presos a personas inocentes (porque esto es innegable:hasta que no haya sentencia firme estas personas son inocentes por imperativo legal), en lugar de dejarlas libres y poder resolver la fase de instrucción con calma. La violación de derechos políticos no tiene cabida en todo este entramado judicial que están articulando desde España, y desde Naciones Unidas se lo han dicho ya muy claro: los derechos políticos del Señor Sánchez están intactos puesto que no hay sentencia al respecto y atendiendo a los criterios del Derecho, este señor tiene plenas facultades y plenos derechos para poder ser investido Presidente de la Generalitat, si así se decide en el Parlamento. Obstaculizar esta cuestión es atentar GRAVEMENTE contra la democracia. Y de momento, esto es ni más ni menos lo que podría estar haciendo el Señor Llarena: obstaculizar la democracia. 

Hoy será cuando, precisamente, el magistrado del Supremo tendrá que resolver si finalmente mañana permite la salida de prisión del Señor Jordi Sánchez para ser investido. Es el segundo intento, tras haberse negado la primera vez.

Es inadmisible que en un Estado que dice ser Democrático y de Derecho sean precisamente los jueces, los que han de ser garantes del cumplimiento de la ley, los que obstaculicen la efectividad de la democracia. Afortunadamente, y gracias a la internacionalización de esta situación, según ha manifestado esta misma mañana el Señor Roger Torrent, Presidente del Parlamento de Cataluña, de no permitirse la investidura del candidato, tendrán que recurrir a organismos internacionales para que se pronuncien al respecto.

Desde Moncloa, y a través de sus canales de información, tratan de presionar al Parlamento de Cataluña para que sea investida la persona que a ellos mejor les parezca. Según ellos, ha de ser una opción «viable», dando a entender que no pueden proponer a nadie que se encuentre en prisión ni fuera de España. Claro, esto tiene su aquél, sobre todo cuando se están dedicando a meter preventivamente en la cárcel a todas las opciones obvias que se presentaron a las elecciones. 

Solamente hay que echar un vistazo para darse cuenta de que las opciones factibles lo son en base a que quien marca las reglas del juego se dedica a trampearlo. «Elija usted, elija. Pero yo le daré las opciones para que elija en «libertad»». Y esto, obviamente, no puede ni debe ser admisible.

Hacen bien, en mi opinión, los soberanistas cuando se plantan y dirigen los tiempos: hace bien Puigdemont en haber dejado abierta la posibilidad de su investidura, cuando sea el momento procesal oportuno. Por el momento, al Presidente (que sigue siendo Presidente por mucho que le fastidie a algunos el simple hecho de nombrarle así), le avala la decisión de Naciones Unidas respecto a Jordi Sánchez. Esa que dice que los derechos políticos están intactos mientras no haya sentencia condenatoria firme. Pero además, le avala ya el hecho de que se haya dictado el pasado jueves una resolución judicial en Alemania donde se rechaza el hecho de ser juzgado por rebelión. Esto imposibilita, recuerdo, que sea juzgado en ningún lugar por ello: tampoco en España. Ahora vendrá la cuestión de la malversación. Intuyo que también habrá disgusto para M.Rajoy. Le han avisado desde Alemania de que esta cuestión no queda, a priori, clara. Veremos.

También le avala la Comisión Europea, que ha respaldado la decisión de Alemania ante el pataleo de España. Es cierto: desde Moncloa se dio el mensaje de que recurrirían la decisión que emanó de la justicia alemana, pero la verdad es que para recurrir tendrían que hacerlo a un altísimo nivel, enfrentando ya a dos países: España y Alemania. La tierra pilotada por Merkel ha respondido ya: si pretenden entrar en esa batalla, que España se vaya preparando. La opción de Luxemburgo sería un suicidio (aún mayor) para el gobierno español. Ellos verán.

Es sorprendente cómo desde Moncloa, en lugar de calmar las aguas y sentarse a plantear un diálogo, una alternativa a la escalada de la tensión, se empeñan en aumentar los agravios, en crispar a la sociedad y en manipular la opinión pública. La cuestión es que ahora, gracias a la internacionalización de la cuestión catalana, todo el mundo está mirando, todo el mundo está pendiente y todo el mundo alucina al ver cómo una España totalmente desesperada aplica la justicia de manera cuestionable, poco garantista y deja caer su imagen de Democracia y de Estado de Derecho con tal de salirse con la suya.

Hoy comparece Clara Ponsatí ante la justicia de Escocia. Veremos. 

Hoy Llarena decide sobre el permiso a Jordi Sánchez para acudir mañana al Parlamento de Cataluña a ser investido. Veremos. 

Veremos, seguiremos viendo. Lo triste es que sea tan complicado ver la realidad, porque los medios de comunicación principales en España se están encargando precisamente de lo contrario: de que NO veamos.

Por cierto: los CDR no son violentos. Permítame que se lo explique brevemente: representan a una sociedad organizada que SOLAMENTE quiere votar. Que intentó hacerlo el 1 de octubre y fue brutalmente agredida (ya, seguramente usted no haya visto las imágenes reales, y si lo ha hecho, tendrá dudas de su veracidad porque el Minsitro dijo que estaban todas manipuladas; pero solamente tiene usted que buscar y sacar conclusiones); que se ha mantenido unida para denunciar cada uno de los abusos que se han ido produciendo.

Por eso quieren criminalizarlos. Por eso mismo: porque han puesto en marcha una cosa que es terrible: la participación ciudadana, la solidaridad, la fraternidad, y en definitiva, el amor a unos ideales que les ha hecho salir a la calle a defenderlos de manera pacífica y democrática. Y por lo visto, nada asusta más a España que eso: la democracia y la vía pacífica.

No se deje manipular. No se deje engañar. No permitamos que en este país tratar de cambiar las cosas para el bien de todos sea delito. Depende de usted también, querido lector. 

9 Comentarios

  1. Benvolguda Beatriz,
    No sabe cuánto le agradezco sus escritos. Es un consuelo y una esperanza de que alguien que no sea «de los nuestros» (en el lenguaje buscado y querido por la mayoría de las Instituciones del Estado que sólo saben y pretenden dividir) hable de los hechos que están ocurriendo en Catalunya y lo haga con la voluntad de ser objetiva.
    De todas formas, Beatriz, yo soy pesimista. Difícilmente va a obtener resultados, dado que el Estado Español ya decidió en su día acabar con el Estado Autonómico. Y empezó con Catalunya y en esto estamos. Doblegando Catalunya, los demás a callar.
    Le aconsejo que siga paralelamente al Sr. Aznar y sabrá qué va a ocurrir. Empezó con las «chapitas» imponiendo las placas de matrícula uniformes para toda España. Y siguió la manipulación del Tribunal Constitucional y la Sentencia del 2010 contraria a un Estatuto 100×100 Constitucional. Yo ya escribí en el digital El Matí, creo que fue en noviembre del mismo año que aquello era un Golpe de Estado. Todo lo que ha ido viniendo desde entonces es consecuencia lógica de aquel hecho. Ahora ya lo dicen y escriben sin rubor catedráticos constitucionalistas de reconocido prestigio. Dejando todas las decisiones, incluso las estatutarias, en manos del gobierno de turno, tal como lo interpreta la Sentencia 2010, el desastre está garantizado.
    Ahora el Sr. Aznar ha dicho más o menos (no tengo la cita delante) «Ahora que no vengan a querer hablar porque las reglas del juego han cambiado para Catalunya y para el resto de España». Las reglas del juego, Sra. Beatriz, es el eufemismo de la Constitución. Y no sólo para Catalunya. Por tanto, para no alargarme, la decisión de centralizar España está ya tomada y son todas las instituciones (y las inversiones) que siguen sólo se entienden bajo este prisma.
    España va a ser (ya lo es) Madrid y el resto. Y como Catalunya se va a resistir, la solución es criminalizarla y con todos los políticos en la cárcel, empezar a dar estopa a todos los demás.
    Al tiempo.

  2. Me parece que se atribuya a «La Pasionaria» aquello de que» no importa matar a 100, con tal de que haya uno culpable». Esos eran otros tiempos y otras gentes,ahora estamos en el «más vale tener un culpable en la calle que un inocente en la carcel». Vamos a tener que hacer a este paso cárceles para inocentes. Porque los culpables, «pobrecitos» están mejor en la calle

  3. ¡Muchas gracias, Bea!
    Aún considerando desde hace muchos años que la única salida para el autogobierno de Catalunya es la independencia, gracias a personas como tú aún puedo creer que existe también una solución para España. Persistid, gritad, seguid destapando las vergüenzas de este estado post-feudal. Son muchos los lazos que nos unen al pueblo español y no será la República Catalana quien los rompa. Os estaremos esperando. ¡Ánimo! ¡No desistáis!
    Un abrazo.

    PS: Creo que empieza a ser hora de ir hablando de la «cuestión española». Esto que está pasando es muy grave.

  4. Bien; decimos que interpone la querella el «Parlamento catalán» porque así manipulan las instituciones de todos, en beneficio de unos pocos, y, en lugar de hacerlo a título personal, lo hacen a través del Parlamento, en realidad la interpone la tropa golpista, y tiene el valor que tiene: el de una querella infundada presentada por una tropa golpista contra el magistrdo que instruye -recordemos que no juzga- la causa. Un nuevo movimiento de los pollos acéfalos

  5. Sobre las propuestas de “negociación” y considerando la falsedad que en todos tiempos han procedido los catalanes secesionistas en esparcir noticias enteramente contrarias a la verdad, imposturas con las cuales hace la guerra a la nación española, no se puede pedir comprensión al resto de los españoles pues sería, de aceptada, una bajeza y por otro lado una traición a nuestra Constitución.

  6. Jaja, estos golpistas cada día más trilipollas, por no «quedarse con los brazos cruzados» Torrente interpone una querella cual brindis al sol… pero a mi me gustará saber quien firma esa querella porque el denunciante podria verse denuncido; son los riesgos que tienen una denuncia falsa como esta. Jajaja, estén atentos a ella, tendremos risas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre