Si de algo está sirviendo esta campaña electoral es para comprobar el bajo nivel de los políticos que aspiran a gobernar nuestras vidas. Un día uno propone conservar los atascos en una gran ciudad como Madrid porque dan glamour y color, al siguiente sale otro denunciando que en los colegios españoles se enseña a los escolares a practicar la zoofilia y no falta quien pretende recluir a los homosexuales en el gueto de la Casa de Campo para no traumatizar a los niños.

El candidato que no es un iluminado es un friqui, un marciano, un inmaduro o firma con la equis porque no fue a la escuela y ni siquiera aprendió las cuatro reglas. Así se explica que una aspirante a concejala exhiba una foto de Lenin durante un debate televisivo y acuse a un adversario del partido rival de tener colgada la imagen del padre del comunismo en la pared de su despacho. La señora, muy escandizada ella y mirando fijamente a cámara, se dirige a la audiencia con tensión trascendental, como si hubiese encontrado la prueba definitiva de que su opositor, el admirador del calvo bolchevique, es un peligroso terrorista. Es entonces cuando miles de espectadores atónitos se ruborizan y piensan cómo demonios hemos podido caer tan bajo y cómo ha podido llegar tan alto semejante personaje.

La cuestión no es gratuita, ya que está en juego algo tan importante como la calidad de nuestra democracia y la supervivencia misma del Estado. Si el éxito de la gobernación depende del grado de conocimiento y preparación de sus gobernantes solo podemos decir que tenemos el mismo futuro que un pececillo en un estanque lleno de pirañas.

Muchas son las amenazas que se ciernen sobre nuestra frágil democracia: los nacionalismos irredentos, la ultraderecha de nuevo cuño, la crisis de la monarquía y el colapso de las instituciones. Pero por encima de todas ellas sobrevuela la peor sin ningún género duda: la llegada a la política, a modo de invasión y plaga, de un auténtico ejército de arribistas, mediocres, aprovechados, querulantes, oportunistas, ágrafos, estómagos agradecidos, pajarracos a la sombra del poder, aficionados, locos, pilletes, charlatanes de poca monta y gente sin oficio ni beneficio que pasaba por allí cuando le ofrecieron un carguete dios sabe a cambio de qué. Gente que viene claramente a servirse del poder cuando deberían estar al servicio del ciudadano.

No estaría de más que para defendernos de esta patulea, de esta auténtica lacra de ignorantes garrapatas sin moral, sin escrúpulos y sin ningún sentido de Estado (tampoco del ridículo) empezáramos a plantearnos ya la necesidad de abrir una escuela obligatoria de políticos (que no de Ciencias Políticas, que ya existe, aunque con escasa utilidad por lo que se va viendo) donde a los aspirantes a la función pública no solo se les examine sobre quiénes eran Maquiavelo y Rousseau, sobre los fundamentos básicos de la democracia y sobre el significado de la Constitución, sino que controlara también, mediante exigentes test psicotécnicos y de estabilidad emocional, la idoneidad del candidato que debe ser elegido para ejercer un trabajo de tan alta magistratura y responsabilidad. Si un cazador sin licencia de armas es un peligro público, un político descontrolado es una bomba de relojería (véase la que está liando Trump con su guerra comercial contra los chinos).

No podemos dejar nuestras vidas y el pan de nuestros hijos en manos de indocumentados y personajillos variopintos de la fauna política salvaje que, visto lo visto, ni están preparados para administrar y gobernar ni saben hacer la o con un canuto.

5 Comentarios

  1. Si en vez de tanto criticar, este diario, solucionara el problema de los CPTCHA, lo mismo no perdíamos el tiempo comentando, para perder el comentario y, tal vez tendría mas seguidores

  2. No se si vd es consciente que está retratando a los políticos antisistema de podemos, cup y rufián (vaya apellido, lo retrata cien por cien), entre otros. Cuando lo que pretende es atacar a vox.Vd cree que sus ideas comunistas son homologables al resto del mundo occidental, vd sabe que en los paises más desarrollados está prohibido ese régimen asesino de más de 100 millones de seres humanos solo en el siglo XX. Es tremendo que vd defienda a esos asesinos.

  3. Lo intento de nuevo, había una vez un FRIKI DADO VUELTAS POR LAS ESPAÑAS, asegurando ser la izquierda y, meses después, sin ser diputado electo a Cortes cambio el colchón de la Moncloa, y lo registro como domicilio habitual. Mas tarde llegaran los viajes, el Falcon, no derogar reformas laborales, de pensiones, de mordaza, no investigar las cuentas y los escándalos del borbon, apoyar al Santander y no a los robados, et, etc, etc. sin olvidar el apoyo al 155, a suspender a diputados electos, a mantener y premiar a un ministro de exteriores impresentable, reconocer a un golpista en Venezuela…. ese si es un peligro publico.
    Los atascos en Madrid son ahora a las 5 de la mañana para trabajar, por cambiar la vida laboral, pasar a denominar la jornada laboral de lunes a domingo en cuasi todos los convenios colectivos, etc. no levantamos a las 5 de la mañana, el que tiene suerte y trabaja, y se vuelve a las 20 horas a casa, mi jubilación será a los 67 y empecé a trabajar en el 1976 , gracias a un tal Zapatero muy socialista e imbécil él, sin parar de cotizar desde entonces, (suerte por mi parte) y, seguramente con mis impuestos el señor Antequera y otros, han estudiado en las Universidades publicas, para escribir chorradas un día electoral como hoy se lo dice una persona que curra en el sector privado, con estudios primarios y conocedor malamente de las cuatro reglas.

  4. Lamentablemente el bipartidismo borbonico está sustentado por las poderosas columnas de los poderes fácticos y con o sin pucherazo seguirán teniéndonos como vasallos_esclavos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre