Fintech

La palabra Fintech, de origen inglés (surgida de la unión de las sílabas con que empiezan, respectivamente, los términos Finance y Technology) designa, de forma genérica, todos aquellos servicios de tipo financiero, que priorizan la utilización de tecnología puntera, buscando el mayor número posible de ventajas para las personas que se dedican a este sector económico. Su eficacia, a la hora de obtener el máximo rendimiento de cualquiera de los factores implicados, está provocando un imparable crecimiento de su popularidad entre los expertos, siendo ya un más que consolidado aspirante a ocupar el puesto que, de forma exclusiva, correspondía a las técnicas tradicionales.

Y es que son muchas las mejoras que esta inventiva tecnología trae consigo. Pensemos, por ejemplo, en los esfuerzos diarios que debe afrontar una pyme: revisión de mercancías, pago a proveedores, búsqueda de clientes… Un sinfín de complejos cometidos que siempre han requerido una agotadora dedicación, pero que, actualmente, con la tecnología Fintech, pueden resultar mucho más llevaderos, como demuestra el Programa de facturación Billage, un software que ha supuesto una impresionante renovación de la gestión empresarial.

¿En qué consiste Billage y qué servicios ofrece?

La aplicación Billage tiene como principal objetivo brindar la novedosa oportunidad de controlar los diferentes aspectos de un negocio, desde un solo lugar y en tiempo real. Ciertamente, es un interesante remedio a uno de los grandes inconvenientes que, desde siempre, han tenido que padecer las personas que han querido sacar adelante el negocio de sus sueños: encargarse personalmente, día tras día, de una innumerable variedad de tareas administrativas, que no hacen sino agotar su valioso tiempo.

El software integra una serie de funcionalidades, completamente compatibles entre sí (esta es, quizás, la principal razón de su ascendente demanda), que abarcan los diversos ámbitos que integran la gerencia de una entidad, incorporando ingeniosas técnicas que simplifican las formalidades usuales.

Facturación

Se encarga de facilitar y armonizar cada uno de los trámites relacionados con la administración diaria. Así pues, permite la creación de facturas o presupuestos mediante plantillas, que pueden ser personalizadas a voluntad del cliente. También permite un mejor control del correo electrónico, incorporando la opción de enviar y recibir e-mails, junto a otras prestaciones relacionadas, que facilitan considerablemente la conversación con clientes y proveedores.

Conciliación bancaria

Pero no acaban ahí sus servicios, pues, contiene utilidades adicionales que reducen de forma drástica los errores de gestión, figurando entre ellas los indicadores contenidos en los paneles de análisis, la posibilidad de generar automáticamente cuotas o gastos (especialmente apropiada si se producen con periodicidad) o la captación fotográfica de tickets (permitiendo, así, una contabilización más exhaustiva y mejor documentada). Sin olvidar, por supuesto, una de las novedades más reseñables: la oportunidad de conciliar las operaciones bancarias.

Por fin, ha llegado la ocasión que muchas pymes llevaban toda la vida esperando. Se acabaron las largas colas en la sucursal de turno y las frases de desesperación como “no me cuadran las cuentas”. Ahora, este software se encarga de la coordinación financiera con las entidades bancarias implicadas, analizando rigurosamente la coincidencia entre los valores que aporta la empresa en lo relativo a sus cuentas corrientes, para comprobar que coinciden con los recogidos en el extracto bancario. Este proceso se actualiza con total inmediatez y abarca todos los movimientos que pueda englobar la gestión económica de un negocio común y corriente: desde el pago hasta el cobro, pasando por cualquier otra clase de prestaciones (como la opción de acceder a productos de financiación). Y todo ello, sin salir de Billage.

Las ventajas que proporciona este servicio son evidentes: genera la seguridad llevar una contabilidad actualizada y mucho más dinámica, resulta mucho más fácil detectar fallos o desajustes en el cálculo (de este modo, podrá afrontarse, sin temores de ningún tipo, una inspección fiscal, pues el propio programa realiza los ajustes necesarios para corregir los datos erróneos, con lo que se produce una reducción significativa de las probabilidades de presentar descuadres) y otorga una base de información veraz y fiable (que garantizará una tranquilidad absoluta a la hora de presentar los libros de la empresa).

Con vocación universal

Como hemos visto, se trata de una tecnología informática de vanguardia, que permite controlar minuciosamente cada uno de los detalles imprescindibles para el éxito de un negocio, reduciendo tareas repetitivas que, hasta este instante, eran inevitables, propiciando, en su lugar, una mayor disponibilidad de tiempo y energía, que pueden emplearse en aumentar las posibilidades del negocio o la actividad profesional que se haya escogido. Es, por tanto, una aplicación extremadamente recomendable para pymes, pero el sector de público a que se dirige no conoce ningún límite: agencias de Marketing y Comunicación, diseñadores, informáticos, desarrolladores, consultores, abogados peritos, ingenieros, instaladores, arquitectos… Son solo algunos de los potenciales beneficiarios de este maravilloso invento informático llamado Billage.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + once =