jueves, 9febrero, 2023
10.3 C
Seville

La Iglesia española pide perdón por Whatsapp a la víctima de un cura abusador 45 años después

La cúpula católica permite al cura Ángel Sánchez Cao seguir dando misa tras dejarle mantener el sacerdocio, aunque confirma sus abusos a menores

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

«Buenos días. Le he llamado para comunicarle el resultado de la investigación de la denuncia por Ud. presentada, con el fin de comunicarle el resultado personalmente. El Rvdo. Sánchez Cao ha sido condenado a la prohibición de tener contacto de ningún tipo con menores hasta los 80 años y a no poder escuchar confesión salvo en los casos previstos en el c. 976. La diócesis reitera la petición de perdón y reitera el compromiso para seguir trabajando por una Iglesia más segura. A su disposición. Atte”. Con este mensaje de WhatsApp, la Iglesia española ha pedido perdón a una víctima de abusos sexuales por unos hechos sucedidos a comienzos de los años 80 en el seminario de La Bañeza, en Astorga (León).

El cura condenado por el Tribunal de la Rota se llama Ángel Sánchez Cao, y actualmente tiene 68 años de edad. La Iglesia lo obliga a no tener contactos con menores hasta que cumpla los 80 años y le restringe el sacramento de la confesión, pero le permite seguir manteniendo el sacerdocio y la posibilidad de seguir dando misa, según ha adelantado el portal Religión Digital.

Emiliano Álvarez, la víctima que ha recibido la notificación de la Iglesia por WhatsApp, interpuso la denuncia contra su abusador hace cinco años, después de una trayectoria vital atravesada por las drogas y la prostitución tras el trauma sufrido en su infancia con sólo diez años. Ahora se siente doblemente vejado por la misma institución que ha hecho oídos sordos durante décadas a sus gritos de auxilio.

Más víctimas

No es la única víctima que ha dado el paso adelante de denunciar al aún sacerdote Sánchez Cao, que incluso llegó a querellarse contra ellos por injurias y calumnias. Sólo tras la cascada de nuevas denuncias la Iglesia decidió apartarlo hace solo dos años, aunque no lo envió muy lejos, a la parroquia de Barco de Valdeorras, en Ourense, su lugar de nacimiento y donde la cúpula eclesial le permitía incluso tener contacto con menores.

Sólo la intervención del papa Francisco, que recientemente ha admitido un demoledor informe del periodista de El País Íñigo Domínguez con 251 nuevos casos de abusos en el seno de la Iglesia española, ha desatascado el caso del cura Sánchez Cao, según su víctima, que ha estado esperando prácticamente un lustro el desenlace de su caso, que ahora se resuelve por un simple mensaje telefónico de WhatsApp.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído