El PP sólo es respetuoso y leal al pueblo español cuando va a gobernar. Sin embargo, cuando está en la oposición se convierte en un partido de «hoolingans» que guarda en un cajón la lealtad institucional para centrar su actividad en el torpedeo constante al gobierno de turno y, de este modo, intentar un desgaste que sirva de rampa de lanzamiento para recuperar lo que ellos creen que es suyo por «derecho divino».

En el año 2016, cuando estaba pendiente la investidura de Mariano Rajoy y el PSOE andaba en una guerra interna tras el Comité Federal de octubre, el actual presidente del PP, Pablo Casado, decía lo siguiente: «Imaginaos que el PSOE le saca 52 escaños y dos millones y medio de votos al PP. ¿Alguien podría entender que nosotros bloqueáramos la investidura del líder del PSOE? Tendríamos manifestaciones en la puerta de nuestra sede».

Por tanto, Casado se contradice porque él no puede gobernar. Estas palabras no las dijo Rajoy o Soraya Sáenz de Santamaría, fueron pronunciadas por Pablo Casado. El PSOE le saca al Partido Popular 57 escaños y hay una diferencia de 3 millones de votos.

El PP justifica la decisión de no apoyar la investidura de Pedro Sánchez en su actitud con respecto a Cataluña. Así lo ha afirmado el secretario general del partido conservador, Teodoro García Egea, al hablar de los pactos del PSOE con la CUP en Badalona o Casteldefels. Sin embargo, el PP se olvida de los acuerdos a los que llegó Javier Maroto en Vitoria con Bildu.

Por otro lado, la realidad es la incoherencia del Partido Popular depende de si ellos son los que tienen opción de gobernar. Pidieron lealtad al PSOE cuando el gobierno de Rajoy fue el más dañino para el pueblo español desde el reinado de Fernando VII.

En consecuencia, Casado y su partido deslegitiman su discurso con sus propias palabras del pasado. Esto no es otra cosa que hipocresía y deslealtad institucional. Sin embargo, Sánchez no necesita de la abstención del PP porque sería un lastre de cara a las políticas que el pueblo español está esperando del presidente implemente, políticas basadas en la justicia social y no en la protección de los intereses de los poderosos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − cinco =