Es quizá el mayor de los activos de España. El jamón ibérico es un producto reconocido en todo el mundo y su exportación a las principales potencias económicas del mundo es uno de los pilares de la economía española.

El diario británico The Guardian ha publicado que Estados Unidos ha decidido no importar más jamón ibérico. Dos empresas domiciliadas en Texas y Georgia, la primera propiedad de españoles y la segunda de latinoamericanos, han decidido crear su propia versión del jamón ibérico y han dejado de importar producto para comprar cerdos ibéricos para ser ellos quien lo produzcan.

Sin embargo, por mucho que lo intenten estas dos sociedades estadounidenses, las diferencias serán abismales y no lograrán un producto con la calidad del que se elabora aquí, sobre todo porque los cerdos no se alimentarán de bellotas, sino de otro tipo de fruto seco como nueces, maní o pipas de girasol. La alimentación con bellota es esencial para que le jamón tenga algunas de sus características diferenciadoras.

El diario británico publica las declaraciones de Constantino Martínez, consultor de la industria del jamón: “El verdadero problema es que somos una nación de idiotas que han regalado nuestra herencia, que nuestros gobiernos no han hecho nada por proteger, y luego los medios presentan a la gente que la explota como grandes innovadores”. La crítica es feroz dado que son muchos los productores de jamón ibérico que pretenden impedir la exportación de los animales y evitar, a pesar de las diferencias de calidad, que otros países empiecen a criar cerdo ibérico para la comercialización de jamones.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre