La carrera armamentística mundial es una de las máximas preocupaciones de la ONU y, últimamente, la escalada está sobrepasando las fronteras del planeta. En la década de los 80 del siglo XX, durante la Administración de Ronald Reagan, Estados Unidos inició un proyecto en el que fueron estudiados una amplia gama de conceptos avanzados de armas, que incluyeron: láseres, ​ armas de haces de partículas y sistemas de misiles con base en tierra y en el espacio; junto con varios sensores, comandos y controles, así como sistemas informáticos de alto rendimiento, imprescindibles para poder controlar un sistema que abarcaría cientos de satélites y centros de combate que se extenderían por todo el mundo y participarían en una batalla muy breve. Varios de estos conceptos se probaron a finales de la década de 1980 y los esfuerzos de seguimiento y las derivaciones de los mismos continúan hasta el día de hoy.

Sin embargo, lo que fue bautizado como «Guerra de las Galaxias» y que parecía haberse terminado tras el fin de la Guerra Fría, está retomándose en los últimos años. Este hecho ha provocado que la ONU haya aprobado una resolución, a la que ha tenido acceso Diario16, en la que se muestra la preocupación de Naciones Unidas al respecto.

En primer lugar, la ONU reafirma que es importante y urgente prevenir la carrera armamentista en el espacio ultraterrestre y que «todos los Estados estén dispuestos a contribuir a ese objetivo común, de conformidad con las disposiciones del Tratado sobre los Principios que Deben Regir las Actividades de los Estados en la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre, incluso la Luna y Otros Cuerpos Celestes», señala la resolución.

Además, se recuerda a los países que el régimen jurídico aplicable al espacio ultraterrestre no garantiza de por sí la prevención de la carrera armamentista en el área exterior, que ese régimen desempeña una función importante en la prevención de la carrera armamentista, que es necesario consolidar y reforzar ese régimen y aumentar su eficacia y que es importante que se cumplan estrictamente los acuerdos bilaterales y multilaterales existentes.

Por otro lado, la ONU exhorta «a todos los Estados, en particular los que tienen una capacidad espacial importante, a que contribuyan activamente a lograr el objetivo de la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos y de la prevención de la carrera armamentista y a que se abstengan de todo acto contrario a dicho objetivo y a los tratados pertinentes en vigor, en aras del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales y de la promoción de la cooperación internacional», afirma la resolución, en la que se reitera «que incumbe a la Conferencia de Desarme, en su calidad de único foro multilateral de negociación sobre desarme, desempeñar el papel principal en la negociación de uno o varios acuerdos multilaterales, según proceda, sobre la prevención de la carrera armamentista en el espacio ultraterrestre en todos sus aspectos».

Finalmente, Naciones Unidas insta a los países con programas espaciales y a los que tienen intención de hacerlo en el corto plazo a que están obligados a informar a la Conferencia de Desarme del progreso de las negociaciones bilaterales y multilaterales que se desarrollen sobre la cuestión, con objeto de facilitar su labor.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre