La Guerra Civil española no solo fue el episodio más sangriento y terrorífico de toda nuestra historia. También un negocio redondo para unos pocos. Así lo prueban importantes estudios historiográficos como el llevado a cabo hace años por el prestigioso Manuel Tuñón de Lara, cuyo legado empieza a valorarse en nuestros días, precisamente cuando más falta hace una información veraz y rigurosa que haga frente a los mentirosos, charlatanes, fabuladores y revisionistas de nuestra historia reciente.

Hoy ya se sabe que en plena contienda civil, cuando la República trataba de contener las acometidas del Ejército de Franco en el frente del Ebro, la Ley de Minas promulgada por el Gobierno del bando nacional abrió la puerta a la inversión extranjera, que así pudo hacerse hasta con el 40 por ciento del capital de cada empresa española minera, o incluso más, siempre que se obtuviera la preceptiva autorización del general que ya se veía Jefe del Estado. En ese momento Franco empezaba a creer que ganaría la guerra, y tras la ruina general de un país arrasado por las bombas el futuro dictador pensaba ya cómo hacer negocio con la reconstrucción de España. En realidad, la decisión del dictador fue una concesión a la Alemania de Hitler por su inestimable contribución en tropas y material bélico para derrotar a la República.

Pero no solo los amigos de Hitler se forraron con la guerra española. La contienda se convirtió también en un gran negocio para los de siempre. En 1938, desangrado el país, el hambre arreciaba y empresarios especuladores traficaron con los escasos alimentos que circulaban por la retaguardia en los diversos frentes. El precio de la carne se disparó un 80 por ciento desde el comienzo de la guerra. El de las legumbres, patatas y aceite entre el 40 y el 50 por ciento, según los casos. Los productos textiles eran raros y caros. Los metalúrgicos también subieron. Por el contrario, los salarios bajaron al extremo y el nivel de vida de los españoles empeoró de forma galopante, según el historiador Tuñón de Lara. Ese escenario formó el caldo de cultivo perfecto para aquellos arribistas y especuladores que soñaban con convertirse en nuevos ricos a costa del sufrimiento de millones de españoles.

Tal como explica Tuñón de Lara en su obra magna La España del siglo XX, la marcha de la guerra “había devuelto la confianza a los capitalistas” y curiosamente “las grandes empresas mejoraron posiciones” pese al fragor de las bombas que seguían cayendo. Una información del diario Le Temps del 18 de agosto de 1938 prueba esta tesis histórica gracias a una tabla comparativa sobre datos extraídos de las Bolsas de Madrid y de Bilbao. Así, las ganancias que obtuvieron algunos “pescadores” en el río revuelto de la guerra española no fueron nada desdeñables. Desde 1936 y 1938 las principales empresas de la época ganaron mucho dinero, como Compañía Sevillana de Electricidad, que pasó de 60 a 80 puntos en su cotización; Minas del Rif, de 337 a 725 puntos; Altos Hornos, de 59 a 114; Constructora Naval, de 19 a 25; Explosivos, de 426 a 470; y Alcoholes del Ebro de 163 a 860. Por supuesto, detrás de las compañías que sacaban pingües beneficios de la guerra estaban las grandes familias, élites que aprovechando los vientos de victoria de Franco se pusieron a la cabeza de las nuevas oligarquías nacionales, como los Urquijo, los Motrico, los Garnica, los Gamazo, Romanones, Herrero, Foronda, Ibarra, Gandaria, Zubiria y Bustillo. Esa aristocracia económica a la que, sin duda, no le fue nada mal la desastrosa guerra civil española.

Pero además Franco no dudó en vender el país al capital exterior. Hacía falta dinero y el Gobierno de Burgos autorizó la formación en Marruecos de una sociedad alemana para explotar recursos mineros en suelo español, según asegura Tuñón de Lara. Los alemanes se metieron a fondo en las sociedades mineras españolas como Aralar S.A., de Tolosa; Montes de Galicia S.A., de Orense; Santa Tecla, de Vigo; Sierra de Gredos S.A., de Salamanca; y Montaña del Sur, de Sevilla, todas ellas creadas por la Hisma, una empresa fantasma constituida el 31 de julio de 1936 en Tetuán y controlada por el Partido Nazi gracias al empresario Johannes Bernhardt. Está acreditado históricamente que la Hisma tenía la finalidad de servir como tapadera al tráfico de armas para el bando franquista al comienzo de la contienda. Casi al final de la guerra, la participación alemana en las dos primeras firmas españolas y en Montaña del Sur era ya del 75 por ciento y en Sierra de Gredos del 60, además de la propiedad total de la S.A. Mauritania, fundada en el Marruecos español.

Con el tiempo Hisma creó la Sofindus, un trust de empresas de importación y exportación cuyo capital era alemán al 90 por ciento (a finales de 1938 había 25 millones de marcos invertidos en Sofindus). También se creó en Salamanca la Nova S.A., supuestamente destinada a facilitar el trabajo de empresas alemanas en tareas de reconstrucción del país.

No quedó ahí la sangría que los nazis hicieron de las arcas públicas de nuestro país. Cuando Hitler pasó la factura a Franco por los gastos de la Legión Cóndor, presentada al Gobierno de Burgos en 1938, el importe de la deuda ascendió a 190 millones de marcos de la época. También en el comercio exterior Hitler le ganó la partida económica a Franco, cuyos conocimientos en Economía eran más bien precarios. En 1938 Alemania importó de España 19 de millones de dólares mientras que exportó por valor de 22, es decir, un superávit de 3 millones. La deuda de guerra con Alemania –que Hitler se cobró en los años sucesivos a la Guerra Civil− ha sido estimada en 1.200 millones de pesetas oro, si bien es cierto que Alemania y España renunciarían a ulteriores reclamaciones de deuda por un convenio posterior de 10 de mayo de 1948.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

9 Comentarios

  1. El hambre que paso mi madre republicana durante el embarazo de la incivil guerra fue de espanto…………….

  2. Ya puestos ¿por qué no hablar de yate Vita ? O de los ricos botines de García Atadell. O del tesoro entregado por el Dr Negrín a la URSS por su cuenta y sin consentimiento del Consejo de Ministros.

    • Ahí si que hubo saqueo de un gobierno legítimo, sacar el oro de Todos para pagar los servicios soviéticos y ahí Tuñon mutis como era de esperar

      • Y otra parte para quedar en París y otra parte para México, para que los que los hicieron a pelear, pudieran vivir a como reyes, siendo republicanos

  3. Siempre la misma mierda y las mismas mentiras repugnantes….»las elites»….su madre…mire usted, a «las elites» se las pasaron por la piedra en zona republicana…un autentico genocidio…a mi abuelo materno, que no estaba afiliado a ningun partido y simplemente habia votado a la Ceda y era de la Conferencia de San Vicente de Paul en Valencia, lo secuestraron una mañana de septiembre del 36 porque era «elite» ( terrateniente, y catolico ) y lo llevaron al pueblo donde tenia las tierras y en la cuneta de una curva lo enterraron, en un trigal. Y no fueron espontaneos, fue el comité del pueblo que actuaba a cara descubierta, reuniendose en el ayuntamiento y con apoyo de las autoridades y sus agentes. A su cuñado, también de la «elite» de la sociedad valenciana, tambien lo secuestraron y lo asesinaron, por protestar cuando los «democratas» asaltaron y prendieron fuego a la Catedral de Valencia. Y en la Provincia decenas y cientos de «elite» ( como ciudadanos normales, por otra parte ) fue masacrada a capricho. Aquí no quedó un primogenito de Titulo Nobiliario, por ejemplo. Así que no me venga el Truñón de Caca digo el Tuñon de Lara con esa sarta de bazofia. Elite su mala raza y peor conciencia.

  4. Sería más riguroso ese tendencioso artículo si también incluyera comparativas de esos datos del bando nacional con los del lado republicano, que aniquilaron el tesoro y gran parte del patrimonio del país pagando los apoyos de los soviéticos y afines. Se os ve el plumero…

  5. Por más que sigas queriendo mantener la Historia que nos metieron durante el franquismo ( modelo Ricardo de la Cierva), la VERDAD seguirá resplandeciendo.
    Tuñon de Lara era un historiador reconocido y celebrado en todo el mundo, salvo por los franquistas.
    Así es que puedes seguir con tus historias….la familia del dictador te lo agradecerá!

  6. sobre todo como se llevaron los 647Toneladas de oro del Banco de España a Cartagena donde esperaban 3 barcos rusos 2 con destino a Odessa y el tercero a Mexico,,,mandando Indalecio Prieto y de Ministro Juan Negrin….vaya tela …se lo llevaron y dejaron las arcas española tiesas

  7. Tuñon de Lara siempre ha sido imparcial. Muchos empresarios sacaron tajada de la triste guerra civil, pero lo alucinante es el robo de estado de los socialistas con el oro de los ciudadanos si muchos eran también socialistas. 100años de honrradez, memoria histórica y comisión de la verdad… Muñon de lala

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =