La Guardia Civil detiene al único responsable de un plan para atentar en Barcelona.

La detención se ha producido en su domicilio, situado en la calle Josep Anselm Clave, ante la posibilidad de que el presunto terrorista atentara en un corto periodo de tiempo. Allí los agentes trabajan realizando un registro de la casa.

Se trata de un hombre marroquí al que el Servicio de Información de la Guardia Civil vincula directamente a Daesh y que, según informa la Benemérita, esta «profundamente radicalizado».

Se trata de una operación llevada a cabo de manera conjunta con las autoridades marroquíes y estadounidenses (FBI), cuya cooperación internacional ha sido «determinante» para prevenir la comisión de un ataque terrorista.

La Guardia Civil tenía conocimiento de su radicalización y afinidad con Daesh desde hacía, al menos, cuatro años, aunque hasta fechas recientes ese proceso se mantenía bajo «apariencia de discreción» y no se identificaba como un actor «crítico».

Ha sido durante el estado de alarma cuando ese proceso de radicalización se ha visto «culminado» y se ha activado de forma «altamente llamaiva y preocupante». La Benemérita vincula este proceso a diferentes llamamientos realizados por Daesh para que los ‘lobos solitarios’ se movilicen y realicen ataques.

El terrorista había realizado manifestaciones públicas de adhesión a los postulados de la organización yihadista y de odio a occidente en redes sociales, además de haber imcumplido las normas de confinamiento de forma repetida y sin justificación.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAyuso planta a Fortes y TVE por Ana Rosa Quintana
Artículo siguienteEl coronavirus también es machista
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre