Efectivos de la Guardia Civil realizando un registro en una de las empresas de medicamentos falsos.

La Guardia Civil, en el marco de la llamada operación AYÚRVEDA, ha desarticulado un entramado criminal dedicado a la importación, exportación, fabricación y distribución de medicamentos ilegales a nivel internacional. Según un comunicado llevado a cabo por la benemérita, han contado incluso con la colaboración de las fuerzas de seguridad de Estados Unidos, donde se produjo al menos una detención.

Las investigaciones para dar con este entramado ilegal, se iniciaron tras la denuncia de un laboratorio farmacéutico Iraní que, tras haber encargado y pagado una remesa de medicamentos a un laboratorio español, nunca llegó a recibir el producto ni la devolución del importe abonado por ellos. Tras un minucioso estudio de la información recibida, se pudo constatar la existencia de una trama de fabricación y distribución ilegal de medicamentos a varios países de Asia, África, Europa, América Latina y América del Norte.

En una primera fase de la investigación, los agentes se centraron en la provincia de Teruel, donde se encuentra ubicado el laboratorio en cuestión. La Guardia Civil pudo constatar así que el fraudulento laboratorio compartía ubicación con una empresa farmacéutica.

Estas empresas a su vez, tenían vinculación comercial con otras del mismo sector ubicadas en otros países como Francia, Inglaterra, EE.UU y especialmente con una empresa ubicada en Mumbay (India) que actuaba como asociada del laboratorio farmacéutico de Teruel en la fabricación y distribución de los medicamentos falsificados. En el caso de EE.UU, sus autoridades procedieron a la detención de una persona por tráfico ilícito de medicamentos en ese país.

El modus operandi de estas empresas consistía en traer medicamentos ya fabricados en países como China o India, y darles apariencia de haber sido fabricados en España. Se importaban de estos países sin las mínimas medidas sanitarias de conservación y transporte.

Los fármacos así fabricados estaban destinados a tratamientos de distintas patologías, algunos para contrarrestar dolencias de gravedad como leucemia, psicosis y síndromes de ansiedad e incluso afecciones cardiacas graves, destacando fármacos como la penicilina, heparina, vincristina y morfina.

Para la Guardia Civil desarticular esta trama de medicamentos ilegales “ha contribuido a salvaguardar la buena reputación a nivel mundial en lo que se refiere al control y fabricación de medicamentos en España, ya que en varios de estos fármacos figuraba como fabricante nuestro país para así aprovecharse de esta garantía de calidad”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 2 =