¿Imaginas a los miles de esclavos que construyeron las pirámides, desplazando con gran dificultad los bloques de piedras para colocarlas en el lugar que ellos creían mejor?

Estaríamos ahora ante un desierto convertido en un paseo de playa destruido por el temporal con rocas amontonadas sin sentido.

Ante un trabajo tan colosal, es imprescindible la coordinación y el trabajo en equipo. Si saltamos en el tiempo y dejamos las creaciones del Antiguo Egipto para llegar al presente en nuestra Valencia, nos encontramos ante la necesidad de poner en marcha un gran proyecto, tan complicado como esperanzador y necesario.

El pasado 20 de febrero fuimos convocadas por la entidad Farmamundi personas procedentes de ámbitos tan variados como la administración, la educación, las Ong,s, mujeres activistas y la sanidad para empezar a esbozar la Gran Pirámide.

En esa jornada pudimos evidenciar cómo cada una estaba poniendo, como podía , sus bloques con toda la buena intención para montar una torre, sin saber que otros disponen de materiales que hacen más fácil y rápido el trabajo ¡La de sudores y agujetas que nos habríamos ahorrado!

Teniendo en mente el mismo fin, la coordinación y el conocimiento de todos los medios disponibles son FUNDAMENTALES para conseguirlo.

EL Derecho a la Salud Afectivo Sexual debería ser algo tan obvio que no fuera necesario reivindicarlo, tristemente, y a pesar de que todavía quedan muchos ciegos por ahí, es evidente que tenemos mucho trabajo por delante, y la población más vulnerada es la de las Mujeres Inmigrantes porque sufren la doble discriminación tanto por el hecho de proceder de otros lugares donde su voz no es escuchada y sus necesidades son ignoradas, como por la barrera del idioma que les impide hacerse entender.

El que una mujer no pueda acudir sola a la consulta porque su marido ejerce de traductor nos deja con las manos atadas a las profesionales que vemos el abismo existente entre ellas y nosotras. En ocasiones, aparecen solas pero nos resulta imposible la comunicación.

De ahí, que las figuras de traductor/a y Agente de salud sean trascendentales para conseguir una asistencia respetuosa y fluida, y como las cuestiones importantes deben ser dignificadas y valoradas, deberían recibir un sueldo por ello dejando ya las buenas voluntades para otros menesteres. Si pudieran vivir de su trabajo, nos encontraríamos con muchas menos visitas a urgencias por cuestiones ya resueltas en el lugar adecuado, Podríamos ahorrarnos mucho dinero en interrupciones de embarazo de aquellas que desconocían que la Sanidad Valenciana proporciona métodos anticonceptivos de larga duración y alta eficacia gratuitamente. Conseguiríamos una atención al embarazo, parto y postparto que evitaría complicaciones innecesarias. Podríamos abrir los ojos ante la realidad de la mutilación genital y sus consecuencias a muchas que la sufrieron sin saberlo. Desmontar creencias, romper con los mitos y entender las circunstancias de cada mujer que tenemos delante, para poder empoderarla, es un “extra” que no se enseña en las facultades.

Para una asistencia sanitaria adecuada, con unos tiempos por consulta dignos, los cupos deberían ser acordes con el número de profesionales que las llevan a cabo, No es entendible que hayan Unidades de Salud Sexual y Reproductiva con el equipo incompleto, ni que se dejen sin sustituir, como en Atención primaria, vacaciones o bajas que saturaran otras consultas. Lo mismo podemos aplicar en los ámbitos de la Administración o la Educación.

La Coordinación entre todos aquellos que comparten campos de actuación es básica para llevar adelante cada objetivo de los muchos que se requieren.

Hemos empezado con los planos, ahora tenemos una gran misión por delante y muchas ganas de empezar con esta obra faraónica, el proyecto ha sido promovido por la ONGD Farmamundi y financiado por la Generalitat Valenciana en lo que se ha denominado: “Mesa para la defensa del derecho a la salud afectivo-sexual de las mujeres migrantes en la ciudad de Valencia”.

Gracias a quienes habéis hecho posible este encuentro 😉

4 Comentarios

  1. Se demostró hace tiempo que no eran esclavos y si obreros con su jornal…. y los esclavos que había más que esclavos estaban cumpliendo condena realizando obras…..

  2. Hace falta ser ignorante, está más que demostrado que las pirámides no fueron construidas por esclavos, sino por hombres libres y pagados.

  3. Es una pena que se hayan quedado en la primera frase, como yo me quedé con lo de esclavos sin necesidad de faltar el respeto a nadie. Aunque fueran asalariados, prefiero no imaginar cómo debían ser esas jornadas de trabajo. Espero que hayan sacado más partido del resto del artículo, un saludo.

  4. Artículo clickbait de lo peor que se ha visto hasta ahora. Engaña desde antes de entrar.

    Imaginen ahora construir las pirámides con todos los subvencionados y todos los ofendiditos. Moverían los bloques de toneladas con el poder de la perspectiva de género.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here