Ya es oficial. Honda ha enseñado su culo al mundo con la huella de un zapato. Kick ass. Los japos se quedan en la F1 casi por caridad y de segundones en la temporada que viene: poniéndole el motorcito a Toro Rosso. Todo B. Todo mal para Honda.

¿Y para Fernando Alonso?

Fernando Alonso lo ha vuelto a hacer. Le han vuelto a obligar a hacerlo. Como sucedió en Ferrari hace tres años. Fernando Alonso convertido en un vendaval o huracán y arrasando con todo. Sé muy bien que él habría preferido no tener que hacerlo. Pero también sé que otros pilotos no lo habrían hecho; desde luego no Button ni Vandoorne, pero tampoco muy probablemente ni Hamilton ni Vettel; y por supuesto ni de coña Raikkonen o Bottas.

Si Ferrari consiguiese este año el campeonato del mundo de pilotos a Fernando Alonso su decisión de hace tres años le dolería y perseguiría para siempre; pero Vettel no va a ganar el campeonato. Y no va a ganarlo no sólo porque Mercedes le va a dar sopas con honda (esta vez no me refiero al motorista nipón) sino porque Raikkonen ya se ha salido con la suya, tiene su contrato firmado para el próximo año y, como es natural, no va a esforzarse lo más mínimo en ayudar a Vettel a ganar otro campeonato del mundo; ya le han humillado lo bastante, y ahora que tiene el contrato en el bolsillo es la hora de la venganza.

Pero tampoco brilla con luminosidad indiscutible el futuro de McLaren, y por ende el de Fernando Alonso si decide seguir en la F1. Bernie La Momia Ecclestone lo ha cantado bien claro: «Van a ir igual de mal, los de McLaren, con Renault que con Mercedes». Pero La Momia ya no sabe tanto como antaño, el circo de la F1 tiene nuevos jefes de pista y el futuro es imprevisible.

El presente es el culo de Honda con la huella de un zapato grabada en la nalga izquierda. Kick ass. Y otra patada en el culo deberá recibir Eric Boullier, el torpísimo jefe de equipo de McLaren. Imaginamos que ya se están preparando los pies y los zapatos.

Otro burbon, por favor.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre